Escuche ahora

Partida W

Con Juan Pablo Barrientos


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fui capaz de perdonar a Popeye y a Pablo Escobar: María Carolina Hoyos Turbay

María Carolina Hoyos habló en La W acerca del proceso de sanación que tuvo que enfrentar por el asesinato de su madre, a través de la escritura de su libro 'Desde el fondo del mar'

María Carolina Hoyos Turbay . Foto: Captura de pantalla

Diana Turbay fue asesinada por Pablo Escobar en 1991; recuperarse de este suceso ha sido muy difícil para su hija María Carolina Hoyos, quien se refugió en la escritura y “Desde fondo del mar”, para salir a flote de esta situación.

“Yo no estaba lista para poder enfrentar mi dolor, para mí era muy importante ver que ya había alcanzado una cúspide. El día que mataron a mi mamá después de 5 largos meses de secuestro, la vi y le juré que nunca iba a sonreír más”. Luego de más de 20 años, María Carolina se atrevió a sonreír de nuevo y estuvo lista para empezar a escribir el libro que narra la historia de una relación de madre e hija interrumpida por Pablo Escobar.

Cumplí los 18 años con mi mamá en cautiverio, había que sanar mis heridas del alma para poderme enfrentar a escribir un libro. Yo creo que mi mamá fue una apasionada, una soñadora impresionante, logró ocupar puestos importantes en el medio nacional. Me acuerdo de ella como una mujer cariñosa amorosa, estricta, muy alegre. Ella fue el centro de atención de mi familia. Aún hoy nos hace una falta absoluta. Se nos vuelve complicada cualquier celebración especial”, expresó.

Los últimos meses que María Carolina vivió junto a su madre, sentía un fuerte dolor de cabeza, “Quedamos en que ese sábado ella me iba acompañar a operarme las cordales, sin saber que ese mismo día llegó Pablo Escobar iba a llegar a mi casa a llevarse lo que más quiero. Yo tenía la fe absolutamente intacta sabiendo que mi mamá iba a volver. Aprendí a manejar los dolores de una manera distinta, los dolores del alma, y los dolores del cuerpo”.

Cuando se enteró de la muerte de su madre, María Carolina quería que se tratara de un sueño, “Yo le pedía a Dios que todo fuera un sueño, después de eso sentí una rabia enorme, y me empecé a preguntar ¿por qué me pasó esto a mí? Después empecé a pensar ¿Para qué me pasó esto a mí?”, a partir de esta pregunta, María Carolina comenzó a escribir su libro. “Yo escribí a través de la experiencia unos pasos que yo siempre cumplo para atravesar los problemas”.

María Carolina practica buceo, por eso quiso tomar sus conocimientos del océano para trasladarlos a enfrentar su dolor. “El buceo es como la vida. Si usted se encuentra un delfín solo es porque está en peligro, los delfines nos dieron una información muy importante para entrar al océano. A veces queremos enfrentar los problemas solos, pero es muy importante crear una red de apoyo para ayudarnos a superar las situaciones difíciles. En la vida uno solamente dando recibe. Fui desarrollando un método en mi libro, con una analogía de las señales de buceo”.

Mi mamá fue un ser tan especial, que todos los días de mi vida me hace falta, su recuerdo va a estar siempre; todos los días tengo una razón para acordarme de ella. El dolor se transforma donde ya no hay odio, ya no hay culpa”, afirmó.

María carolina quería verse frente a frente con el único sobreviviente del cartel de Medellín, Alias Popeye, “Tuve la oportunidad de conocer de primera mano, los últimos días de mi madre en cautiverio. El día que Pablo Escobar se enteró de que mi madre había muerto, llamó prostitutas y celebró por tres días su muerte. Fui capaz de perdonar a Popeye y a Pablo escobar, hoy en día no les tengo rencor. El día que murió Pablo Escobar tuve sentimientos encontrados”.