Escuche ahora

Conversaciones W

Con Silvia Corzo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

María Osorio, 62 años, librera y editora es #UnaMujerW

Empezó como lectora desde muy niña, pasó a ser librera y dedpués a crear su propia editorial llamada Babel; recomienda que los papás hayan leído antes los libros de sus niños

María Osorio, 62 años, librera y editora es #UnaMujerW. Foto:

Su amor por los libros nace donde nacen las cosas fundamentales, la infancia:

“El amor por los libros nace de un padre lector, mi padre durante la infancia me proponía lecturas muchas para niños y muchas otras que no eran necesariamente para niños, recuerda María Osorio.

Aunque es arquitecta de profesión, María se dio cuenta de que lo que realmente la motivaba era su pasión por la lectura y la literatura infantil. Entonces en el 2001 creó Babel. Al principio se concibió como una distribuidora de libros, pero rápidamente se convirtió en librería y luego en editorial.

“Yo creo que mi mayor logro es haber sobrevivido durante más de 18 años con Babel, tener un proyecto independiente dedicado a los libros de calidad que no se rinde al mercado, eso es un logro, el más importante para mí”, asegura la editora.

A la hora de recomendar libros para niños, María cree que la literatura no debe subestimar a los lectores:

“Los libros para niños deberían ser siempre los más inteligentes, para recomendarlos por supuesto hay que primero leerlos. Si a un adulto le parecen tontos, seguramente al niño también le van a parecer tontos, hay que superar un montón de esquemas y de ideas como que deben ser muy fáciles igual que el niño, o deben ser torpes como un niño en construcción y ese debe ser el peor error que podemos cometer cuando recomendamos libros para niños”, afirma María Osorio.

Para María, sus libros favoritos son aquellos para niños que no excluyen de su lectura y de su disfrute a los adultos.

“Le doy rápidamente tres ejemplos de libros que me encantan en este momento son Tantán, un abecedario de onomatopeyas de Paula Ortiz editado por Cataplum; Cómbita, una historia gráfica de Jim Pluk y Oscar Pantoja, editado por Rey Naranjo sobre una niña ciclista en Boyacá; y Nunca se olvida una historia muy bogotana escrita por Alejandra Algorta e ilustrada por Ivan Rickenmann, publicada por nosotros en Babel. Estos tres libros tienen esa bondad, hablan a los chiquitos de una manera increíble y natural pero no nos excluyen a los adultos de su goce y su disfrute”, recomienda la librera.

Consciente de la tecnología y las posibilidades que ofrece para la literatura infantil, Maria sigue prefiriendo el formato original:

“Depende de lo que queramos hacer con el niño, una aplicación digital lo puede aislar, tranquilizar, que no moleste mientras estamos haciendo otra cosa o trabajando, o conversando, si lo que queremos es compartir con él y crear un lector, yo preferiría indudablemente los libros”, sentencia María.

Maria Osorio, librera y editora es Una Mujer W.