Ciudades

Selecciona tu emisora

Mariana Sanz, educadora en derechos sexuales y reproductivos en comunidades vulnerables, es Una Mujer W

A sus 18 años, Mariana ya estaba haciendo su primer voluntariado, enseñando clases de inglés en un barrio vulnerable de Bogotá.

Mariana Sanz de Santamaría, abogada de 27 años, es educadora en derechos sexuales y reproductivos con niñas y mujeres de comunidades vulnerables. Foto: En Instagram @marisanzdesantamaria

A sus 18 años, Mariana estaba haciendo su primer voluntariado, enseñando clases de inglés en un barrio vulnerable de Bogotá. Años más tarde, se dio cuenta de que en Colombia, así como en países lejanos del Medio Oriente, las niñas y adolescentes no saben sobre sus derechos sexuales, y reproductivos, desconocen por qué se desarrollaron, sienten vergüenza, nadie les habla de esto.

“Entendí que hacía parte de un grupo muy pequeño de privilegio en un país desigual. Entré a estudiar derecho en busca de la justicia social, pero pronto me di cuenta que la educación era esa justicia social, entonces me dediqué a hacer un montón de voluntariados, fui profesora en Kenia, África, en favelas en Brasil, en el barrio fenicia en Bogotá y apoyando a otros profesores en Kennedy y las Cruces. Hasta que conocí ‘Enseña por Colombia’ y justo antes de graduarme como abogada apliqué al programa y fui asignada como profesora en el pueblo de Barú en el único colegio público de esa comunidad”.

Allí en Barú, su vida cambió… descubrió, que cosas que para ella eran normales, como la llegada de la menstruación, o los derechos sexuales, para muchas niñas de esta comunidad, eran un tabú…

“En el bachillerato de Barú durante el 2018 hubo 18 embarazos, además en el colegio nos enteramos de casos de violencia sexual recurrentes y era completamente normal, muchas niñas faltaban a una clase porque les llega la menstruación y de eso nadie hablaba, entonces decidí traer la copa menstrual a las niñas y que fuera esa es la excusa para poder después de clase hacer talleres y enseñarles a usarla, y me di cuenta que no conocían su cuerpo, que creían que la menstruación secaba la siembra, que cortaba la leche, que pinchaban motos, que tenían siete telas que sellaban su virginidad, que había un profundo desconocimiento, y me di cuenta que teníamos que hablar de lo que nadie hablaba.

Y fueron justo esas niñas las que le empezaron a pedir a Mariana cada vez más y más talleres...

“Abrí un círculo de mujeres, que ellas mismas llamaron ‘Baruleras poderosas’, para que a través de lecturas, testimonios y discusiones, les pudiera enseñar sobre sus derechos sexuales y reproductivos, para hablar de violencia sexual, de anticonceptivos, de aborto, durante los sábados por las mañanas...esto fue creciendo e incluso las peladas de Islas del rosario y de la comunidad de Santa Ana se enteraron del grupo y nos contactaron porque ellas también querían ser poderosas. Entonces formé a una de las baruleras para que ellas dictaran talleres en esas comunidades. En total fueron casi 100 niñas poderosas que hoy se siguen reuniendo sin mí…

De 18 embarazos en niñas y adolescentes en el 2018 en esta comunidad, se registraron cuatro en el 2019. Por esto, a Mariana todavía le queda mucha tela por cortar…

“Convoqué a un equipo y estamos trabajando en el proyecto ‘poderosas’, que es un emprendimiento de educación sexual que a través de espacios seguros y extracurriculares logremos 1, la apropiación de derechos sexuales y reproductivos, 2, la prevención de violencia sexual, y 3, una mejor salud menstrual para las niñas en comunidades vulnerables… sueño con poder llegarle a todas las niñas adolescentes del país para hablar de lo que no se habla y fomentar una vida sexual plena y libre de violencia que rompa con la trampa de pobreza del embarazo adolescente y que puedan tener un futuro acorde su proyecto de vida”.

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir