Escuche ahora

Música de hoy y siempre

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

“Operación embajador”, el golpe al narcotráfico que deja 30 personas capturadas

Una misión internacional conjunta permitió desmantelar la banda liderada por el mono, un ciudadano español en Colombia, un narco con vida modesta.

Capturas a banda de narcotraficantes gracias a operación internacional . Foto: Colprensa

Autoridades colombianas confirmaron la captura de 30 personas vinculadas a una misma banda dedicada al narcotráfico, en el marco de una operación internacional conjunta con autoridades de Australia y España.

La cabeza de la organización delincuencial, que respondía a tres modalidades de envío de droga, fue identificado como “El mono”, o "el pálido”, un ciudadano español con pareja colombiana, que vive en el país, y que pretendía esconder su actividad ilícita bajo la fachada del negocio inmobiliario.

Según las autoridades, el ciudadano español buscaba no despertar mayores sospechas, manejando un perfil bajo, marcado por el uso de vehículos de gama media, y una vida cómoda pero sencilla; no obstante, sus constantes viajes al extranjero, puntualmente a países como España, EE.UU. y Australia, despertaron la sospecha de las autoridades, quienes a su vez lograron identificar como uno de los mecanismos de envío de droga el uso de correos humanos.

La operación, debe su nombre, "embajador", al modelo usado por uno de los agentes que se hizo pasar por diplomático, convenciendo al líder de la organización de usarlo como correo humano, sirviendose de las “valijas diplomáticas”, aprovechando los privilegios de no control o revisión de equipaje a miembros de dichas delegaciones y organismos internacionales.  El éxito de los envíos, le sirvió al infiltrado para ganarse la confianza de la cabeza de la organización, y el modo de operació, presupone que la modalidad se habría usado antes, lo cual a su vez supone que podrían estar involucrados también en la red algunos funcionarios de las representaciones de gobiernos internacionales acreditados en el país.

Según el informe presentado por las autoridades colombianas, el operativo se dio gracias a la colaboración de efectivos de la vinculadas a la Policía Nacional, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI) de los Estados Unidos, la Fiscalía General de la Nación, la Guardia Civil española y la Australian Federal Police (AFP).

Los golpes fueron dados a través de una investigación de cerca de 6 meses que terminaron en un operativo conjunto que dejó la detención de 11 personas señaladas en Colombia, 10 en España, 6 en Australia y 3 en Estados Unidos.

Al parecer, el líder de la organización, en compañía de otros 7 miembros de la banda delincuencial, habría aceptado cargos, lo cual reduciría su pena privativa de libertad de 22 a 11 años.

La operación, permitió el decomiso de “10 vehículos, 21 celulares, un arma de fuego, ocho pasaportes y más de 200.000 dólares”.

Para el general Jorge Hernando Nieto Rojas, director de la Policía Nacional, se logró gracias a la cooperación interinstitucional internacional, donde la información de organismos internacionales fue complementada por el trabajo de infiltración de miembros del CTI de Colombia.

El líder de la organización, el español identificado con el alias del “mono”, realmente se llama Jorge Juan Merlo, de 45 años de edad y tiene 32 investigaciones abiertas en su contra alrededor del mundo, no obstante, su modelo modesto de vida no había permitido a las autoridades la recolección de pruebas incriminatorias que sustentaran los señalamientos en su contra.

Su movimiento de dinero a través del negocio inmobiliario, combinado con el testaferrato, le habrían servido para la legalización de dineros.

Fuera de la modalidad de envío de correos humanos, la organización también se servía del "camuflaje" de droga en contenedores de frutas y carbón para el envío de sustancias ilegales al exterior. Lo anterior también implica a algunos miembros de los entes de control, pues se investiga si habría complicidad por parte de efectivos de la policía y funcionarios portuarios.