Escuche ahora

W Fin de Semana

Con Juan David Cardozo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Roger Federer no es malo en polvo ladrillo, es que existe Rafael Nadal: Paul Annacone

El exjugador profesional de tenis habló en Deportes W sobre su experiencia como entrenador de Roger Federer, Pete Sampras y Sloane Stephens.

Roger Federer comenzó a darse cuenta que tenía que controlar sus emociones.. Foto: Getty Images

Paul Annacone, exjugador profesional de tenis y comentarista de este deporte, compartió durante el programa sobre la clave para poder llegar a ser un gran doblista: “Este año tuve la oportunidad de ver muchos juegos de Juan Sebastián Cabal y Robert Farah. Se combinan muy bien, lo que uno no hace bien, el otro sí lo hace. La forma en que se complementan los hace grandes doblistas”.

Sobre su proceso transición como jugador y ahora como entrenador expresó que: “Quería dar más, pero mi espalda ya no podía. Llegó un punto en que no era mi decisión, simplemente no podía seguir jugando por las lesiones, por eso dejé de jugar y me convertí en entrenador”.

En cuanto al proceso que tuvo con el jugador Roger Federer de 2010 a 2013 como entrenador, Annacone comentó: “Roger Federer comenzó a darse cuenta que tenía que controlar sus emociones. Estaba perdiendo puntos vitales por el tema mental, el mismo Roger se dio cuenta de que tenía que controlar mejor su mente. Después de eso su juego mejoró”.

Por otro lado, el exjugador mencionó lo que vivió junto a Federer: “Aprendo mucho viendo jugar a Roger Federer. El poder encontrar lo que motivaba a Roger y trabajar sobre eso para maximizar su potencial fue muy divertido. Roger siempre ha estado rodeado de un gran equipo”.

Durante la entrevista, Paul también mencionó lo que significa trabajar con Pete Sampras: “Lo especial de jugadores como Federer y Pete Sampras es que nunca dejan de querer mejorar. Nunca están satisfechos con sus habilidades. Incluso hoy Federer quiere mejorar su juego”.

Para finalizar, Annacone dejó claro que: “Cada jugador es diferente y entrena diferente. Rafa Nadal lo hace así porque es su forma de ser dentro del campo. Federer es diferente, no mejor ni peor, hay que trabajarlo de otra forma. Es así con cada jugador"