Escuche ahora

Amanecer W

con Laura Sánchez y Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El tsunami portugués que golpea a Colombia

Un empresario portugués protagoniza un escándalo que hace temblar los cimientos de una de las más reputadas firmas inmobiliarias del país.

*Por Héctor Mario Rodríguez

Como el falso embajador de la India que en 1962 engañó a los huilenses, un empresario portugués, João Manuel Gama Leão, de 40 años, protagoniza un escándalo colosal (unos US$250 millones) que hace temblar los cimientos de una de las más reputadas firmas inmobiliarias de Colombia, involucra a los más altos niveles políticos de Portugal, Angola y Colombia,  hizo aparecer el colapso del Banco Espirito Santo en el país, comenzó a cobrar cabezas del mundo corporativo nacional y promete pleitos judiciales.

La salida intempestiva el pasado jueves del presidente y fundador del Grupo Terranum, José Ignacio Robledo, tuvo lugar después de un verdadero tsunami interno. Y no se va de “año sabático” como se hizo saber entonces, sino que “lo fueron”.

Tan tempestuosa fue la magnitud del escándalo, que el destacado ingeniero industrial andino, quien desde 2003 encabezó el boom del exitoso grupo inmobiliario Estrategias Corporativas, no será reemplazado en la Presidencia de la Holding Terranum (tal vez su nombre desaparezca de los anaqueles de la historia de la corporación como sucedió en 1985 con Carlos Cure en Bavaria).

Incluso hay quienes creen que no se fue por lo que hizo, sino por lo que dejó de hacer. Fue envuelto, al lado de muchos otros, por una de las más truculentas historias empresariales de que se tenga noticia en tiempo reciente, un escándalo transnacional que envuelve a la constructora Prebuild, a los gobiernos de Angola, Portugal y Colombia, la quiebra del Banco Espitiru Santo, al general Manuel Hélder Vieira Dias conocido como "Kopelipa" - el verdadero hombre fuerte de Angola, y a uno de los más poderosos grupos económicos de Colombia.

Y en el centro de la novela un curioso empresario, João Manuel Gama Leão, quien hizo recordar al falso embajador de la India que en 1962 engañó a la high de Neiva. El portugués Gama Leão, entonces de apenas 38 años, llegó a Bogotá en Mayo de 2012 y en Julio siguiente anunció la inversión US$ 250 millones en un complejo industrial (la verdad una zona franca) desde donde Prebuild  distribuiría materiales de construcción para las “Américas”.

En Gachancipá, Cundinamarca, habría 11 plantas de ventanas, puertas, pisos, drywall, morteros, cocinas y muebles de oficina, las obras se iniciaron a partir de septiembre de 2012, y las fábricas entrarían en operación hacia el primer trimestre de 2014. Así nació Prébuild Construção e Engenharia que tendría a João Gama Leão con el 51% de las acciones, mientras según Prebuild el Grupo Terranum contaría con el 40% Grupo Terranum (propiedad de Estrategias Corporativas, banca de inversión y el Grupo Santo Domingo).

Prebuild se presentó como un conglomerado de 34 compañías que operan en los sectores de construcción, industria y servicios de todo el ciclo constructivo. Dijo contar con fábricas en España, Portugal, Francia y Angola - desde las cuales exporta a más de 50 países -, mientras que su nómina superaba los 4.800 empleados alrededor del mundo.

Luego llegaron por añadidura otros contratos (aunque como veremos enseguida la añadidura tuvo que ver con la política): la construcción de edificios para oficinas (Connecta), el Hotel W en Hacienda Santa Bárbara de Bogotá, y el proyecto de vivienda para familias en condición de vulnerabilidad “Terrazas del Puerto”, en Barrancabermeja, por $44 mil millones, que contempla la construcción de 1.079 unidades, anunciado por el vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Metámosle política al asunto

En abril de 2013, por medio de Twitter, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que Prebuild de Gama Leão crearía 1.500 empleos en Gachancipá. El tuit salió del Club El Nogal, después de un encuentro entre empresarios colombianos y portugueses, tras la visita oficial que hizo a Bogotá el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva.

Se creó entonces uno de los más complejos entramados políticos en torno al “negocio de Prebuild”. Horas antes Santos recibió cartas credenciales del nuevo embajador de Portugal en Colombia, Joao Manuel Mendes Ribeiro de Almeida.  Tenía la peculiaridad de haber sido el cónsul general en Benguela (Angola).

Y aquí es donde el asunto comenzó a oler a la ex colonia portuguesa en África, Angola, con un amplio historial de regímenes militares, la sangre de los diamantes y una guerra interna durante tres décadas. En 1975 logró la independencia de Portugal y en 1979 José Eduardo Dos Santos asumió el poder del país que gobierna con mano de hierro.

Y detrás de Santos, el de Portugal, está el  general Manuel Hélder Vieira Dias, conocido como “Kopelipa”, el verdadero hombre fuerte de Angola, ministro de Estado, jefe de la Oficina Nacional de Reconstrucción y jefe de la Casa Militar, quien ha hecho una gran fortuna con las empresas de diamantes y la petrolera estatal Nazaki Oil and Gas, según “Financial Times”.

Posee también el 10,19% del banco BIG de Angola, controlado por la matriz de Portugal y el 40% de la empresa de telecomunicaciones Movicel. También es accionista del Banco Privado Atlântico (BPA) en donde tiene intereses con otros ministro de Angola: Manuel Vicente y Leopoldino Fragoso do Nascimento. El general es principal accionista del holding que controla a TV Zimbo, O País, Rádio Mais, Publivisão, Dhamer, Imprescrita y también controla SHA, Sociedade de Hidrocarbonetos de Angola.

Y en Diciembre de 2009 consolidó una de las grandes jugadas. “Kopelipa” pasó a ser propietario del 24 por ciento de Banco Espirito Santo Angola, Besa, aprovechándose de una norma que estableció que el capital de todos los bancos privados angoleños debe pertenecer a angoleños en al menos 49 por ciento. Luego, en 2011,  pasó a ser accionistas de la holding principal del Banco Espirito Santos en Portugal con 200 millones de euros.

Años después, 2014 exactamente, entre los razones del colapso del Banco Espirito Santo de Portugal fueron los préstamos otorgados sin garantías a figuras poderosas del régimen angoleño por varios cientos de millones de dólares. El dinero nunca fue devuelto a las arcas del Banco. Su banco angoleño dejó  al descubierto un “roto” de 5.700 millones de euros en préstamos dudosos y una auditoría en Espírito Santo Internacional detectó irregularidades de 1.300 millones.

Prebuild construye la debacle

Mientras todo eso ocurría João Manuel Gama Leão, el presidente de Prebuild se jactaba en construir su parque industrial de 29 hectáreas en Gachancipá - el equivalente a 29 campos de “futebol” -, decía. Mientras tanto las fichas políticas seguían moviéndose alrededor del negocio portugués - angoleño.

Aquí está la descripción de la constitución del negocio colombiano en Portugal (dejémoslo en su idioma original que tiene ritmo):
“De uma escritura pública: João Manuel Gama Leão, casado, natural de França, com domicílio profissional na sede da sociedade sua gestida, titular do cartão do cidadão nº 10667010 válido até 30/06/2016 emitido pela República Portuguesa, o qual outorga na qualidade de GESTOR DE NEGÓCIOS da sociedade comercial anónima que usa a firma “Prebuild Colômbia, SA” com o número de matrícula e de pessoa colectiva 510.252.940, com sede na Avenida Infante D. Henrique, nº 565, 2750 170 Cascais, freguesia e concelho de Cascais, com o capital social de cinquenta mil euros, matriculada na Conservatória do Registo Comercial”.

Cuatro meses antes de que Prebuild aterrizara en Colombia ya se habían dado los primeros pasos y se dieron por las alfombras de la Presidencia de Colombia. El eurodiputado Mário David visitó al presidente Juan Manuel Santos, en la Casa de Nariño, en compañía de la canciller María Ángela Holguín Cuéllar y detrás de ella (ver foto) sobresalía la imagen del hijo de David, Pedro Vargas David.

Aquí retomamos la historia de Angola. Mário David, eurodiputado por el Grupo del Partido Popular Europeo (demócrata-cristianos), llegó a Colombia a celebrar el voto a favor del Tratado de Libre Comercio en Colombia. Y un detalle curioso en su hoja de vida: Mário David nació en Angola el 20 de Agosto de 1953.

Y su hijo Pedro Vargas David o Pedro David  fue uno de los coordinadores financieros de la  campaña del presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, quien llegó a Colombia en Abril de 2013 y adivinen qué: inauguró la Feria del Libro en donde Portugal fue el invitado de honor y asistió a la presentación de la inversión de Prebuild en Colombia. Otra curiosidad ya no tan curiosa: Pedro Vargas David, apareció como presidente ejecutivo de Prebuild Colombia, en la presentación efectuada el 17 de abril en Bogotá.

Mientras tanto volvamos a uno de los ejes de esta historia, a João Manuel Gama Leão, conocido como el “arribista de los cuatro ferraris”. Hoy, a sus 40 años, se mantiene rodeado por cada esquina de lujo, ostentosos yates, aviones privados, ferraris y un poder político sin precedentes. “A quién quiere que llame para que las cosas funcionen: al presidente, a la ministra…”, dijo visiblemente malhumorado cuando un club privado le anunció en horas recientes que pondrá fin a  un contrato de construcción.
Y eso mismo está sucediendo con Terranum y otros clientes. Hace más de un mes que Prebuild no paga arriendo de sus oficinas, hace semanas que concluye obras que debían estar listas en 2014 y la iliquidez es obvia. No se sabe qué diga el Ministerio Vivienda que habla de los nuevos proyectos y no de los que están en problemas (obvio). Y João Manuel Gama Leão alega que la culpable es la crisis del Banco Espiritu Santos de Portugal en donde perdió US$200 millones.

Pero un momento, ¿luego quién invirtió en el Banco Espirito Santo no fue el general Manuel Hélder Vieira Dias, “Kopelipa”, el verdadero hombre fuerte de Angola, el jefe de la Casa Militar y de la seguridad nacional?

La explicación es fácil. Prebuild, portuguesa, tiene poca o escasa actividad constructora en Portugal. Habla de obras en Angola, Colombia y Argelia. Con 20 mil viviendas a las que vendió concreto en Angola asegura que facturó 421 millones de euros en  2012. Pero la prensa especializada ya se pregunta: “¿Que obras existem em Angola, realizadas pelo grupo, que justificam tantos lucros? Já que em Portugal não se questiona onde o jovem Leão foi buscar tanto dinheiro, para ser dono da Prébuild, a 100 por cento?”.

Y Prebuild no tiene como accionista a Terranum o al Grupo Santo Domingo como dijo. Terranum advirtió en un comunicado que acaba de emitir que no es inversionista de Prebuild ni en Colombia ni en el extranjero. “A su vez, Prebuild tampoco es inversionista en Terranum. Terranum suscribió dos contratos de obra y tres de arriendo con la firma portuguesa en dos de nuestros proyectos”.

Y la respuesta a todo este affaire es que João Manuel Gama Leão, llamado también y jocosamente “Mr. Angola”, si tiene dinero, pero no tanto y además, que no es de él. El sitio de noticias de Angola, Club-k.net, publicó en Mayo de 2013 un demoledor reportaje que ahonda en las conexiones del poder angoleño y el Gobierno de Portugal” en un artículo titulado “Barroso, Cavaco, Kopelipa e o Pacóvio dos quatro Ferraris”.

“(Prébuild) Este grupo, constituído por várias empresas que actuam principalmente no sector da construção, tem como testa de ferro, como proprietário a 100 porcento um português João Gama Leão, de 38 anos. O general Manuel Hélder Vieira Dias “Kopelipa”, o homem forte de Angola, a seguir ao presidente Dos Santos, é o verdadeiro patrão e investidor da empresa”.

Allí se resume toda esta historia: el general Manuel Hélder Vieira Dias, “Kopelipa”, el verdadero hombre fuerte de Angola, se metió en Colombia con el dinero de sus diamantes y petróleo. Y también el escándalo del Banco Espirito Santo que pareció muy lejano de Colombia, como Angola, arrastró con su tsunami a José Ignacio Robledo y promete dejar a otros damnificados, a los políticos obviamente que no porque a ellos no les pasa nada.