Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Al menos 95 muertos en una aldea dogon en el centro de Malí

Hombres armados dispararon, saquearon y quemaron un pueblo de 300 habitantes.

Una fuente aseguró que "por el momento tenemos 95 civiles muertos, los cuerpos están calcinados, continuamos buscando víctimas". Foto: Getty Images

Al menos 95 habitantes de la aldea dogon Sobane-Kou, en el centro de Malí, murieron en la madrugada del lunes a manos de hombres armados, indicaron a medios locales un responsable local y una fuente de los servicios de seguridad.

Le puede interesar: El caleño que ganó un Premio Tony a la mejor coreografía

En 2015 apareció en el centro de Malí un grupo yihadista liderado por el predicador Amadou Koufa, que recluta a sus miembros dentro de la etnia de los peul, tradicionalmente ganaderos.

Desde entonces se multiplican los enfrentamientos entre los peuls y las etnias bambara y dogon, tradicionalmente agricultores, y estos últimos respondieron creando grupos de autodefensa.

"Por el momento tenemos 95 civiles muertos, los cuerpos están calcinados, continuamos buscando víctimas", declaró un responsable local de la municipalidad de Koundou , donde está situada la aldea, que no quiso identificarse.

"Según los civiles, hombres armados vinieron a disparar, saquear y quemar. Es un pueblo de 300 habitantes. Es desolador", añadió la fuente.

"Se trata de un pueblo dogon que fue prácticamente arrasado" indicó por su parte une fuente de las fuerzas de seguridad de Malí. "Estamos en el terreno con responsables locales, ya hemos contado 95 civiles muertos", añadió.

En marzo y abril de 2012, el norte de Malí cayó en manos de grupos yihadistas, cuya mayoría fueron expulsados por una ofensiva militar en enero 2013 iniciada por Francia, que sigue en curso.

Lea también: Acnur instrumentaliza la migración venezolana: Arreaza

Pero hay zonas enteras que siguen escapando al control de las fuerzas malíes, francesas y de la ONU, a pesar de un acuerdo de paz firmado en 2015 que en teoría debería aislar a los yihadistas.