Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

China está eliminando la cultura uigur

China está demoliendo mezquitas y prohibiendo el alfabeto para borrar la identidad uigur, dice el activista Seyit Tumtuk desde el exilio.

China está eliminando la cultura uigur. Foto: Agencia Anadolu

China está utilizando todos los medios posibles para borrar la identidad etno-religiosa uigur, según Seyit Tumturk, jefe de la Asamblea Nacional del Este de Turkistán, un activista uigur en el exilio.

"Millones de uigures han sido encerrados por China en campos similares a los nazis en el este de Turkistán", dijo Tumturk este viernes, cuando se cumplía el décimo aniversario de los disturbios en Urumqi.

Varios días de violentos disturbios estallaron el 5 de julio de 2009 en Urumqi, la capital de la Región Autónoma Uighur de Xinjiang, en el noroeste de China. Decenas de personas murieron y cientos fueron arrestados.

Tumturk dijo que China está tratando de borrar la identidad uigur al destruir su cultura a través de acciones como prohibir el alfabeto uigur, demoler mezquitas y borrar su patrimonio histórico.

"Nuestros niños han sido torturados, nuestras niñas han sido obligadas a casarse con chinos Han, y nuestros niños han sido enviados a orfanatos, simplemente porque son musulmanes turcos", agregó.

Durante años, China mintió sobre sus "campos profesionales" a pesar de los informes de la ONU y la UE, subrayó Tumturk, pero finalmente admitió su existencia.

La región china de Xinjiang alberga alrededor de 10 millones de uigures. El grupo turco musulmán, que representa alrededor del 45% de la población de Xinjiang, ha acusado durante mucho tiempo a las autoridades de China de discriminación cultural, religiosa y económica.

Según un informe de funcionarios de las Naciones Unidas y expertos de la ONU, hasta un millón de personas, o alrededor del 7% de la población musulmana en Xinjiang, han sido encarcelados en una red en expansión de campos de "reeducación política".

En un informe en septiembre pasado, Human Rights Watch acusó al Gobierno chino de llevar a cabo una "campaña sistemática de violaciones de derechos humanos" contra los musulmanes uigures en Xinjiang.