Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La paradójica política migratoria de México hacia los latinoamericanos

La organización Sin Fronteras denuncia que mientras el Gobierno mexicano acusa a Estados Unidos de separar familias, este hace lo mismo con otros latinoamericanos.

Decenas de mujeres madres de migrantes centroamericanos marchan en México en reclamo por la desaparición de sus hijos cuando intentaban ingresar a Estados Unidos en diciembre de 2015. Foto: Agencia Anadolu

Por: Alejandro Melgoza Rocha

Los controles migratorios mexicanos han impedido el ingreso al país de miles de latinoamericanos, especialmente de colombianos y venezolanos, como resultado de las políticas migratorias de las administraciones de los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump.

“En gran medida la política migratoria de Estados Unidos tiene un efecto proporcional hacia México. Por lo regular en los discursos políticos tienden a homologarse con la política norteamericana”, dice Sandra Álvarez, abogada del área de Asilo y Protección Internacional de la organización Sin Fronteras, en entrevista con la Agencia Anadolu.

El Instituto Nacional de Migración (INM) registró 40.464 casos en los que se les impidió entrar a México a ciudadanos de Argentina, Colombia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, Perú y Venezuela, de acuerdo con cifras del portal Animal Político.

En el listado destacan los colombianos, con el 40,2% de los casos, lo que equivale a 16.306, seguidos de los venezolanos, con el 17,6%, que se traduce en 7.156 casos.

Esta problemática se agravó durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto. En 2010, a 444 personas se les impidió el ingreso a México, mientras que en 2017 ese número aumentó a 10.000.

Por esa razón la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 42 en el año 2015, luego de que se acreditara la violación de los derechos humanos de 21 extranjeros.

“Los agraviados en su primer contacto directo con los representantes del gobierno mexicano no encontraron seguridad jurídica, lo cual resta legitimidad a nuestro país para exigir, conforme a los principios de reciprocidad que rigen en el derecho internacional”, precisa la recomendación.

Por su parte la INM ha asegurado que los rechazos se deben a que estas personas tenían antecedentes penales o presentaban inconsistencias en la documentación y en la entrevista de filtro.

No obstante, la CNDH ha registrado casos en los que hubo incomunicación, agresiones verbales, retenciones por más de un día, revisiones por más de cuatro horas, así como requerimientos judiciales inexistentes por parte de servidores públicos sin atribuciones legales.

Flujo aeroportuario

Mientras los centroamericanos son los más retenidos en los controles migratorios terrestres, los colombianos y venezolanos son los más retenidos en los controles aéreos, principalmente en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM).

Según la especialista de Sin Fronteras -dedicada a promover, proteger y defender los derechos humanos de migrantes-, el hecho de que los centroamericanos sean los más retenidos en la frontera terrestre se debe no solo a su cercanía geográfica con México sino a que generalmente ellos tienen un bajo perfil académico y económico. En cambio la mayor parte de los colombianos ingresa por vía aérea. De ahí que sean los más retenidos en los aeropuertos.

Álvarez cuenta que este martes fueron informados de una familia procedente de Bogotá, conformada por una anciana de 81 años, una señora de 48, y dos niños de 14 y 13, los cuales fueron retenidos.

“Al momento que ingresan a la burbuja o la estación migratoria, son incomunicados, son llevados a un cuarto por separado, y la señora es interrogada de forma separada, enfrentando la incertidumbre de saber qué pasa con sus hijos y su mamá”, agrega Álvarez.

Con respecto a los venezolanos, la especialista comenta que las retenciones se deben, en buena medida, a la situación política que se vive actualmente en ese país, por lo que los venezolanos encabezan la lista de nacionalidades que piden refugio en México.

En 2015 la CNDH les recomendó a las aerolíneas que establecieran un mecanismo para que los pasajeros tuvieran acceso a un directorio telefónico de los consulados y capacitaran a su personal en materia de derechos humanos y procedimiento administrativo.

Recomendaciones

Álvarez detalla que en las llamadas “burbujas” los extranjeros son retenidos durante 72 horas, mientras se resuelve la investigación, cuando los agentes migratorios advierten que deben ser 36.

“El primer abuso siempre es la privación de la libertad sin cometer ningún delito; otro de los abusos son las mentiras en cuanto a la información que se les da. Las personas también se quejan mucho de que no hay atenciones médicas y que no les anticipan cuánto tiempo estarán ahí: eso les causa mucha ansiedad”, narra una psicóloga especializada en migración, quien ha atendido extranjeros y prefirió mantener su nombre bajo anonimato.

Por violaciones a los derechos humanos de este tipo, se le recomendó al INM que reparara los daños ocasionados a las víctimas, impulsara una reforma al reglamento y que garantizara que el personal no se tomara atribuciones legales como si fuera un ministerio público.

Así mismo, se le recomendó al INM que brindara comida, agua, colchonetas, cobijas e intérpretes a los retenidos, a quienes también se les debe permitir recibir visitas y hacer llamadas.

En el documento se advierte al titular del INM que de no cumplir con lo establecido puede ser llamado a comparecer ante el Senado de la República mexicana.

Sin embargo, la abogada migratoria concluye que “no se han cumplido las recomendaciones”. Un ejemplo de eso son los controles migratorios mexicanos en los que se separan niñas, niños y adolescentes de sus padres, mientras el gobierno mexicano acusa a Estados Unidos de cometer la misma acción.