Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Parlamento venezolano pedirá a ONU y CPI investigar muerte de militar preso

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, informó este domingo que pedirá investigar la muerte de un militar que se encontraba bajo custodia del Gobierno de Nicolás Maduro.

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, informó este domingo que pedirá investigar la muerte de un militar que se encontraba bajo custodia del Gobierno de Nicolás Maduro. Foto: Getty Images

A través de un comunicado de la comisión de política interior, el Legislativo adelantó que solicitará a los mencionados cuerpos y "de manera inmediata" el empleo de un equipo forense internacional que determine las causas de la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, ocurrida durante la madrugada del sábado.

Asimismo, el Parlamento pedirá a la ONU y a la CPI que exijan fe de vida de los considerados presos políticos venezolanos y que investiguen "con urgencia y de manera imparcial" los presuntos casos de tortura y desapariciones dentro de las Fuerzas Armadas, cuyos jerarcas se declaran "chavistas y antiimperialistas" en público.

La reacción de la Cámara ocurre menos de 24 horas después confirmarse la muerte de Acosta Arévalo y luego de que la Fiscalía asegurara que abrió una investigación.

Le puede interesar: Se fugan tres narcotraficantes mexicanos de una cárcel en Venezuela

Pese a que pidió una pesquisa internacional e independiente, el Parlamento calificó la muerto del militar como un "asesinato" que "destaca por su atrocidad" y que "marca un nuevo punto de inflexión sobre la compleja situación" de la familia castrense venezolana.

De acuerdo con informaciones de la prensa venezolana, Acosta Arévalo fue detenido el pasado 21 de junio por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), sin que se indicaran entonces los motivos de su aprehensión.

Según su defensa y voceros de la oposición, Acosta Arévalo fue torturado hasta la muerte y la última vez que se le vio con vida, cuando era presentado ante un tribunal militar, no podía mantenerse en pie o hablar.

El Gobierno de Maduro denunció el pasado miércoles que desactivó un golpe de Estado que se produciría entre el 23 y 24 de este mes, y que incluía el asesinato de los principales líderes del chavismo, entre ellos el propio mandatario.

Un día después el fiscal general informó de que Acosta Arévalo formaba parte de la conspiración, y que estaba siendo investigado junto a otros 13 civiles y militares.

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, atraviesa una acuciante crisis que se agudizó en enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional y, en respuesta, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamó mandatario interino.

La Administración de Guaidó cuenta ya con el apoyo de más de 50 países, con Estados Unidos a la cabeza, pese a que no controla la burocracia o las Fuerzas Armadas del país.

A finales de abril pasado, Guaidó lideró junto a un grupo de militares una fallida rebelión, que desembocó luego en protestas antigubernamentales en las que murieron al menos 5 personas, casi 100 resultaron heridas y más de 200 fueron arrestadas.

El fiscal general, Tarek Saab, dijo el 11 de junio que por los hechos de abril hay 17 detenidos y que otros 17 son investigados.