Ciudades

Selecciona tu emisora

Ante la JEP las víctimas de la masacre de Gutiérrez, Cundinamarca, piden justicia

Los 38 soldados indefensos fueron asesinados a sangre fría por las Farc, algunos fueron descuartizados y desfigurados.

En un extenso informe entregado por la Corporación Mil víctimas a la Jurisdicción Especial para la Paz quedó documentado un triste capítulo del conflicto armado colombiano . Foto: Cortesía JEP

En un extenso informe entregado por la Corporación Mil víctimas a la Jurisdicción Especial para la Paz quedó documentado un triste capítulo del conflicto armado colombiano en el que 38 uniformados del Ejército, desarmados y en total estado de indefensión fueron asesinados por la antigua guerrilla de las Farc y 23 más resultaron heridos.

El documento se titula “Madres de Gutiérrez” y recopila años de trabajo en el que con el corazón en la mano las madres de los uniformados asesinados y 8 de los sobrevivientes relatan cómo a las 4 de la mañana 8 de julio de 1999 aproximadamente 400 guerrilleros del frente 53  de las Farc, liderados por el hoy jefe de las Disidencias de las Farc ‘Romaña’ llegaron para a sangre y fuego tomarse el municipio de Gutiérrez en Cundinamarca ya que este era un corredor estratégico  para llegar a Bogotá.

Luego de varias horas de combate y por la superioridad en número, las Farc capturaron a los jóvenes que en su mayoría estaban prestando servicio militar y fueron asesinados con disparos a corta distancia, según se documentó en los informes entregados por el Instituto de Medicina Legal.

El Sargento Wilson Almeyda Arciniegas, que estaba al mando de los uniformados y que es uno de los sobrevivientes relató cómo encontró el cuerpo de los jóvenes luego de que estos fueran asesinados:

Me pude dar cuenta que, a la mitad de mis soldados me los habían asesinado con un tiro en la cabeza, inclusive los que estaban heridos, unos tenían las piernas partidas, como si se las hubieran partido a propósito, otros estaban en posición de arrodillados, al dragoneante Ávila le vi las piernas partidas, el soldado Chinchilla se encontraba arrodillado, el Soldado García no tenía rostro, el soldado peña tenía las piernas separadas del cuerpo totalmente despedazado, el Cabo Carrión que tenía un tiro en la boca y sus órganos genitales estaban totalmente destrozados” 

Ante la Magistrada Julieta Lemaitre el exsoldado Darío Alfaro, sobreviviente de la masacre, aseguró que “desafortunadamente nosotros éramos pelados que teníamos muchos sueños, muchas metas por cumplir, todas las noches se convive con el dolor, pero tratamos de ayudar y solventar a las madres de los compañeros asesinados de una forma brutal por las FARC. Ante la JEP se golpea la puerta para que este y muchos hechos que no han sido visibilizados sean contados como una verdadera historia, las víctimas militares merecen ser escuchadas”

Por su parte Jenny Castañeda Hija del Soldado profesional Francisco Castañeda aseguró que hace 21 años le quitaron la posibilidad de crecer junto a su padre, y la lucha es continua, ya que a ella y su hermana quedaron huérfanas “la niñez fue supremamente difícil, porque no tenían oportunidades de estudio:

Hace 21 años nadie nos escucha, que quede claro que nosotros somos víctimas del conflicto armado, no me imagino vivir una experiencia como la que le tocó a ellos”

Por último, Leonor Cortés, madre del soldado Jorge Enrique Trujillo Cortés, “pido que se haga justicia, porque llevo 21 años con esta cruz en mis espaldas”

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir