Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Candidato a la Gobernación de Tolima salió de la cárcel por un error judicial?

José Ricardo Orozco es uno de los candidatos más opcionados para suceder al gobernador Óscar Barreto.

José Ricardo Orozco aseguró que en ese momento no tuvo derecho a la defensa y que hoy no existe una condena en su contra. Foto: Getty Images

Las elecciones regionales están a la vuelta de la esquina y en Tolima, José Ricardo Orozco es uno de los candidatos más opcionados para suceder al gobernador Óscar Barreto.

Orozco Valero tiene el apoyo, entre otras fuerzas políticas, del Partido de la U y el Partido Conservador y cuenta con el guiño del grupo político del gobernador Barreto; sin embargo, esta aspiración no estará exenta de la polémica por un impasse que el candidato tuvo con la justicia hace casi 30 años.

El 8 de febrero de 1990, cuando Orozco era policía en Mocoa, hubo una situación en la que resultó herido Guillermo León Valencia, por lo que el candidato fue investigado por el delito de tentativa de homicidio. Con base en esa investigación, el 17 de marzo de 1992, el Juzgado 25 de Instrucción Criminal de Mocoa dictó medida de aseguramiento en su contra, que fue revocada el 24 de marzo de ese mismo año. Sin embargo, el proceso continuó y el 14 de febrero de 1998, la Fiscalía formuló acusación contra el hoy candidato por el delito de tentativa de homicidio, sin ningún tipo de agravante.

El 27 de abril de 1998 el Juzgado Penal del Circuito de Mocoa condenó al acusado a la pena de nueve años de cárcel, por lo que nuevamente se expidió orden de captura que se hizo efectiva a partir del 9 de agosto de 2002. Orozco decidió presentar una acción de tutela contra la decisión por haberse incluido un agravante en la condena que no constaba en la acusación y el 23 de junio de 2005, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de San Juan de Pasto le dio la razón, dejando sin efectos la sentencia y ordenando al juzgado de Mocoa a dictar una nueva decisión teniendo en cuenta esa incongruencia.

En este punto, ya había prescrito la acción penal. Por esa razón, el 24 de junio de 2005, el juzgado de Mocoa tuvo que declarar extinta la acción penal, ordenando la libertad de Orozco, quien decide interponer una acción de reparación directa para que el Estado lo indemnice por el tiempo pasado en la cárcel durante todo el proceso. En primera instancia un juez decide rechazar las pretensiones de Orozco y el expediente llega al Consejo de Estado que confirma la decisión y concluye que el hoy candidato nunca pudo desvirtuar los hechos que llevaron a su condena.

La Subsección A de la Sección Tercera del Alto Tribunal concluyó: "en ningún momento, el aquí demandante controvirtió los hechos relacionados con su participación en la conducta delictiva..."

En otro aparte se señala: "El procesado sí tenía el deber jurídico de soportar la restricción de su derecho a la libertad porque incurrió en una conducta delictiva - tentativa de homicidio-. Lo que ocurre en este caso es que una imprecisión en la sentencia condenatoria devino en la intervención de un juez de tutela que garantizó el debido proceso, circunstancia que favoreció al implicado, pero en ningún momento se desvirtuó su participación en los hechos que dieron lugar a la actuación judicial".

----------------------------

Respuesta

En diálogo con La W, José Ricardo Orozco aseguró que en ese momento no tuvo derecho a la defensa y que hoy no existe una condena en su contra.

“A mí me capturaron y me dijeron el delito pero yo no estuve enterado del proceso. Sabían dónde vivía y no me notificaron”, señaló.

El candidato dijo no tener impedimentos morales o legales para aspirar e indicó que acudirá a instancias internacionales para tratar el caso.

Presentación previa del documento adjunto: