Escuche ahora

Edumerides

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Estas son las clases de rayos UV que existen y así deterioran su visión

Cataratas, daños en la retina, fotoqueratitis y cáncer en los párpados son algunos de las enfermedades causadas por la exposición de los ojos a los rayos UV.

Cataratas, daños en la retina, fotoqueratitis y cáncer en los párpados son algunos de las enfermedades causadas por la exposición de los ojos a los rayos UV.. Foto: Getty Images

La radiación ultravioleta son formas invisibles de energía solar que causan cáncer, quemaduras en la piel y dificultades visuales en los ojos. Para evitar esto, es fundamental utilizar gafas con lentes que garanticen protección contra todos los tipos de rayos UV.

Según la medicina, existen tres tipos de esta radicación:

 

  • Los rayos UV-A: Son mayormente absorbidos por el cristalino del ojo. Investigaciones señalan una relación entre la exposición a estos rayos y la presencia a largo plazo de cataratas y daño en la retina, incluyendo la degeneración de la mácula asociada con la edad. Aunque la exposición a estos rayos puede resultar en un bronceado agradable, también causan el envejecimiento de la piel y arrugas.
     
  • Los rayos UV-B: Responsables de quemaduras y cáncer en la piel, también causan fotoqueratitis: una inflamación en la córnea por sobre exposición a la luz. Cabe destacar que alrededor de la mitad de la concentración de ésta es bloqueada por la atmósfera.
     
  • Los rayos UV-C: Es la radiación ultravioleta más dañina pero es bloqueada por la atmósfera de la tierra.

Ahora bien, la córnea y el cristalino absorben todos los rayos UV-B y el 98% de los rayos UV-A, bajo condiciones razonables. Además, las células en los ojos, contrario a las células de la piel, no tienen la capacidad de regenerarse aumentando los riesgos a padecer cataratas, daños a la retina, cáncer en los párpados y la piel alrededor de los ojos, y otras condiciones visuales que pueden ocasionar la pérdida de la visión a largo plazo.

Como la exposición a la luz UV perjudica al ojo y es acumulativa al pasar de los años, es recomendable obtener lentes que ofrezcan una completa protección UV.   El hecho de que un lente sea oscuro no significa que tenga protección UV — por el contrario, puede significar un gran riesgo porque el color oscuro hace que la pupila se dilate, permitiendo que pase más luz y radiación UV dentro del ojo.

De acuerdo con,Yohana Chacón, optómetra de GMO, el no utilizar lentes de sol con protección UV en días soleados o nublados, puede causar a largo plazo una queratitis dolorosa (inflamación de la córnea), o en regiones del Caribe, donde los rayos solares penetran con mayor intensidad debido a la ubicación geográfica, los daños pueden ser definitivos e irreversibles.