Escuche ahora

El Leit Show

Con Carlos Montoya, Daniela Arias, Eduardo Peña, Esteban Vásquez y Edgar Ibarra


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

‘Rio Muerto’, el nuevo libro de Ricardo Silva Romero

En La Hora de Regreso, el escritor colombiano contó que es una reivindicación con las víctimas olvidadas de Colombia.

Ricardo Silva Romero. Foto: Colprensa

En medio de la pandemia, Ricardo Silva Romero,  escritor, periodista y guionista colombiano, nos sorprendió con ‘Rio Muerto’, novela donde reivindica a las víctimas de esa violencia que jamás son nombradas.

El ganador del Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana en enero del 2019, escribió esta novela cuando viajaba en carro con una víctima del conflicto armado. Esta persona le narró el drama que vivió su familia cuando su padre fue asesinado por paramilitares en 1992.

Le puede interesar: Carlos Vives cuenta en La W la historia detrás de 'Cumbiana'

Esta historia es desarrollada en un pueblo ficticio, Belén del Chamí, el cual se sitúa en una región lejana del país. Allí ocurren decenas de actos violentos y, como en muchas partes de Colombia, la presencia del Estados es nula.

Para ilustrar la portada ‘Rio Muerto’, Ricardo Silva Romero eligió la imagen de un funeral en el municipio de Bojayá, territorio fuertemente afectado por el conflicto armado. Esta foto fue tomada por el fotoperiodista Jesús Abad Colorado, que ha retratado por cerca de tres décadas el conflicto armado.

Ver esta publicación en Instagram

Queridos lectores: #RíoMuerto, la novela que escribí para honrar una promesa, recrear el duelo que sigue después de un crimen “porque sí” de los de acá, reconocer a los fantasmas de los asesinados que rondan a sus deudos, y librarme a mí de paso, a modo de terapia, de las imágenes de un par de reveses de fortuna, empezará a llegar a todas las librerías colombianas los primeros días de abril del año bisiesto 2020. Comienza con una fotografía genial de Jesús Abad Colorado que describe —como pintándoles las luces a las sombras— tanto el horror como la esperanza, tanto la desolación como la resistencia. Creo que está contada tal como me la contaron: como la fábula real de una madre con pelo de vieja y cara de joven, Hipólita Arenas, que el sábado 29 de febrero de 1992 fue de verdugo en verdugo pidiendo a los gritos que los mataran a ella y a sus dos hijos porque los matones de turno les habían dejado a la familia sin padre en un pueblo que no ha conseguido aparecer en el mapa de Colombia: Belén del Chamí. Y una vez más —qué suerte la mía— ha sido afinada por las lecturas de Carolina López y Adriana Martínez, corregida por Guillermo Díez y diseñada por Patricia Martínez para el sello Alfaguara de @megustaleerco. Espero sus lecturas con la misma esperanza con la que espero el veredicto de la persona que me contó esta trama de su vida: con la esperanza de que describa la violencia que no hemos podido desterrar y sirva a la redención de cada quien. Dejo la portada de la que hablo y la primera página del libro. Un abrazo para cada cual, Ricardo

Una publicación compartida por Ricardo Silva Romero (@ricardosilvaromero) el