Sigue La WSigue La W

Tendencias

¿Cuánto tiempo se pierde por culpa del uso del celular?

Dulcie Cowling, publicista que dejó de usar su celular inteligente, habló en Sigue La W sobre las razones que la llevaron a usar otro teléfono por su salud mental.

Senior woman lying on couch using smartphone, close up / monkeybusinessimages

Sigue La W reveló la historia de Dulcie Cowling, una publicista que decidió dejar de usar su celular inteligente. Según ella, “nos estamos perdiendo de la vida real” por estar en una pantalla y por eso, además de razones de salud mental, ahora usa un Nokia básico para recibir y hacer llamadas.

Cowling contó que llegaba a usar su teléfono más de cuatro horas al día y un día que salió al parque con sus hijos fue lo que la motivó a desprenderse de su smartphone. “Usaba mi teléfono demasiado sin intención alguna, no me estaba dando cuenta lo adictivo que son. El promedio de uso de teléfono es de más de 4 horas al día, eso me parece muy bizarro, siento que era un mal uso de mi tiempo”, contó.

Lea también en La W:

¿Qué pasó con sus redes sociales?

Además de dejar de responder mensajes, su historia abrió la discusión sobre el tiempo que pasan las personas en redes sociales. Tras dejar su teléfono inteligente también dejó atrás aplicaciones para mantenerse en contacto con amigos y familiares.

Hace dos años dejé de usar las redes sociales y me sentí más feliz. Al ver esto, me pregunté de qué me puedo deshacer que no me esté haciendo feliz. La vida es más sencilla sin esas cosas. En diciembre de 2021 fue que dejé de usar el teléfono inteligente, no lo extraño”, relató Cowling.

Sobre el contacto con sus amigos y familiares, contó que ahora lo hace por llamadas o vía correo electrónico. “Siento que la comunicación entre mi mamá es ahora más importante. Soy más consciente a la hora de contactar a una persona”, expresó la publicista.

¿Qué pasó con su trabajo?

A pesar de dejar atrás su smartphone, una herramienta que para muchos es fundamental en el trabajo, no significó desconectarse de la agencia de la que es dueña.

“No es útil en ciertas maneras. Por ejemplo, un celular puede ayudarte a entender las diferentes plataformas, pero para eso hay otros empleados que se encargan de eso. La ventaja es que hay más tiempo, menos distracciones y uno busca otras fuentes de inspiración. No creo que la fuente de inspiración esté en el celular e internet, lo mejor es salir al mundo, leer libros. Para mí, la decisión ha sido muy beneficiosa”, aseguró Cowling.

Justamente tras dejar el celular inteligente decidió usar un Nokia básico para recibir llamadas y enviar mensajes de texto. “No extraño el WhatsApp”, dijo.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad