Internacional

Ministros de Exteriores de la Unión Europea intentarán impulsar el veto al petróleo ruso

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que presidirá el Consejo, dijo esta semana desde Berlín que propondrá los ministros un “nuevo impulso” para alcanzar un acuerdo.

European Union flags at Berlaymont building of the European Commission in Brussels, Belgium / © Santiago Urquijo

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) abordarán mañana en Bruselas la situación en Ucrania mientras siguen tratando de cerrar una sexta ronda de sanciones contra Rusia que incluya el veto a su petróleo y garantías para los países que dependen de él.

Los ministros tratarán durante su Consejo los últimos acontecimientos de la guerra en Ucrania y, también de manera informal, con sus homólogos ucraniano, Dmitro Kuleba, y canadiense, Mélanie Joly.

La reunión se celebrará sin que los Veintisiete hayan llegado todavía a un acuerdo sobre el sector paquete de sanciones contra Moscú, presentado el pasado 4 de mayo por la Comisión Europea, que incluye la prohibición de importar petróleo ruso en seis meses y, petróleo refinado, en ocho meses.

Pero pese a numerosas reuniones a nivel de diplomáticos y de que se ha propuesto a Hungría y Eslovaquia, muy dependientes del petróleo ruso, un plazo mayor (hasta el 31 de diciembre de 2023), aún no se ha llegado a un consenso para sacar adelante las nuevas sanciones.

También Chequia se ha unido a las reclamaciones y ha pedido un plazo de tres años para aplicar el veto al petróleo ruso.

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que presidirá el Consejo, dijo esta semana desde Berlín que propondrá los ministros un “nuevo impulso” para alcanzar un acuerdo.

“Estoy seguro de que tendremos un acuerdo; necesitamos este acuerdo y lo tendremos. Porque tenemos que librarnos de la dependencia del petróleo de Rusia”, indicó al participar en un encuentro de los jefes de la diplomacia del G7 en la capital alemana.

Lea también en La W:

Un alto funcionario comunitario aventuró que el asunto se zanjará “con unidad, en una acción común de la UE”, mientras que diversas fuentes diplomáticas apuntaron a la posibilidad de que la cuestión deban abordarla los jefes de Estado y de Gobierno en su cumbre extraordinaria del 30 y 31 de marzo en Bruselas.

Una de esas fuentes consideró que será necesario aclarar las garantías de aprovisionamiento de petróleo que se dará a los países más dependientes del suministro ruso.

Hungría pide extender el periodo de transición y dinero para invertir en las nuevas infraestructuras que se deberán construir para garantizar el suministro de petróleo, como por ejemplo desde el mar Adriático, pero no ha solicitado quedar exenta del paquete, según pudo saber Efe.

En la UE consideran que hay un problema objetivo de seguridad de suministro que afecta no solo a Hungría, sino también a Eslovaquia y Chequia, y que deben tratarse los retos técnicos que plantea.

Fuentes comunitarias y diplomáticas tampoco se mostraron favorables a dividir el nuevo paquete de sanciones para aprobar cuanto antes otras de las medidas que contiene, como la propuesta de añadir a la lista de bancos rusos excluidos del sistema internacional de transacciones Swift a Sberbank, el mayor del país, así como al Banco Agrícola de Rusia, participado al cien por cien por el Estado, y al Banco de Crédito de Moscú.

El paquete contempla además sanciones selectivas al coronel ruso conocido como “el carnicero de Bucha” o al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, y a una veintena de empresas vinculadas al Ministerio de Defensa o el Ejército ruso, así como a tres medios de comunicación.

Otra cuestión que se espera que Borrell trate con los ministros es la propuesta para financiar con otros 500 millones de euros del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz armamento pesado para que Ucrania siga defendiéndose de Rusia.

Con esta cuarta asignación, que deberá ser respaldada por los Estados miembros (y tramitada por organismos nacionales como en el caso de Alemania en su Parlamento), ascenderá a 2.000 millones de euros el apoyo que habrá dado a Kiev para material militar letal y no letal.

Según Borrell, esta nueva aportación irá dedicada a vehículos acorazados, tanques, artillería pesada y municiones, “las cosas necesarias para este tipo de guerra”, apuntó.

Balcanes occidentales

Por otra parte, los ministros abordarán la situación en los países de los Balcanes Occidentales en un almuerzo con sus homólogos de esta región, donde la UE teme un efecto desestabilizador de la guerra en Ucrania.

Sobre el hecho de que Serbia no se haya sumado a las medidas restrictivas occidentales contra Rusia, fuentes comunitarias consideraron “importante subrayar que en ningún caso están colaborando (con Moscú) para sortear las sanciones” y que “es cuestión de tiempo” que se alineen con las restricciones europeas.

“Tienen serios problemas económicos en seguir nuestras sanciones y estamos trabajando con ellos, escuchando sus problemas e intentando solventarlos”, explicaron.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad