Judicial

Niegan habeas corpus a Nancy González, diseñadora de carteras

El Juzgado 30 del circuito de Bogotá negó la solicitud indicando que al ser una captura con fines de extradición, no es viable realizar control de legalidad por los jueces de control de garantías.

Capturada la empresaria valluna, Nancy Teresa González de Barberi

La W Radio conoció en primicia que Nancy González, la famosa diseñadora de carteras, interpuso un habeas corpus, con el fin de que se le otorgue la libertad por considerar que la orden de captura, con fines de extradición del 6 de julio de 2022, se concretó a través de una intromisión ilícita en su domicilio.

El Juzgado 30 del circuito de Bogotá negó la solicitud, pues al tratarse de una captura con fines de extradición, no es viable realizar control de legalidad por los jueces de control de garantías, como lo indican las normas y la jurisprudencia citada porque el referido acto de cooperación internacional “permitirá a quien resulte extraditado reclamar su libertad ante la autoridad judicial que conozca del proceso en el Estado requirente o receptor, conforme a los principios, usos y reglas del Derecho Internacional Humanitario, así como a los Tratados y Convenios Internacionales que rijan la materia”.

Además, la ley determina que fiscal general de la Nación es la autoridad competente para poner en libertad incondicional al capturado con fines de extradición.

Le puede interesar:

Señala el juez que la diseñadora no ha sido objeto de detención ilegal, desaparición, tratos crueles, o incomunicada por parte de las autoridades, y tampoco acredita que haya solicitado la libertad ante el fiscal.

La mujer es señalada de enviar de manera ilegal a Estados Unidos artículos de marroquinería elaborados con pieles de animales exóticos y en peligro de extinción.

El requerimiento internacional indica que se elaboraban carteras, bolsos y diversos productos con pieles de babillas, caimanes, serpientes, entre otras especies silvestres.

Adicionalmente, contactaban a ciudadanos en Valle del Cauca y, al parecer, los convencían de viajar a Estados Unidos para que llevaran los artículos. Ante cualquier pregunta de las autoridades nacionales o internacionales debían señalar que se trataban de obsequios para familiares o amigos. En realidad, el destino final de los productos eran tiendas lujosas y exposiciones reconocidas internacionalmente como la Semana de la Moda de Nueva York.

En la investigación se estableció que cada viajero, supuestamente, recibía tiquetes aéreos y 600 dólares para su manutención en Estados Unidos.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad