Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Coviandes explicó situación en vía Bogotá - Villavicencio y sus constantes derrumbes

El dueño de la vía Bogotá - Villavicencio es el Estado, y como tal estado debe velar por conservar su activo: Coviandes.

Coviandes explicó situación en vía Bogotá - Villavicencio y sus constantes derrumbes. Foto: Colprensa

Tras los constantes cierres que se vienen presentando en la carretera Bogotá – Villavicencio, por una buena cantidad de derrumbes principalmente en los puntos críticos de los kilómetros 58 y 64, Coviandes, el concesionario del importante corredor vial a través de su Gerente, Alberto Mariño, dio algunas explicaciones de los motivos que han generado que una de las vías más importantes y constantes del país, presente varios problemas por caída de material en temporadas de lluvias.

Le puede interesar: Millonarias pérdidas de transportadores por cierre en vía Bogotá - Villavicencio

Durante el inicio de su explicación el concesionario, manifesto que durante el inició de la construcción de la carretera Bogotá – Villavicencio hubo otras empresas que estuvieron a cargo del proyecto trabajando para el Invías, dejando en claro que estas obras fueron de carácter público y poniendo como ejemplo el tramo de la vía Puente Téllez - Carlos Seco, conocido actualmente como tramo cinco, en el cual el gerente de Coviandes, Alberto Mariño dijo “pero que por falta de presupuesto por el Instituto Nacional de Vías, nunca, óigase bien, nunca, se construyeron las obras que debieron haberse construido para el tratamiento de los taludes de la carretera, de eso hay toda la documentación que ustedes quieran” añadiendo que “hubo un comité de taludes que recomendó múltiples soluciones en este sector, soluciones que nunca fueron implementadas sencillamente porque el Instituto Nacional de Vías, no tuvo el presupuesto para cometerlas, esto necesariamente al final del tiempo generó una situación en la carretera que obviamente no era lo que se había previsto por el Compes del año 93, no era la situación deseada por el estado y mucho menos eran las condiciones ofrecidas a Coviandes”.

Seguido a ello, Coviandes también fue enfático en expresar que cuando se recibió por el Concesionario la carretera que se había construido por el Invías, en condiciones que no eran las convenidas para que se operara y se mantuviera, Mariño, hizo la claridad que “nunca, nunca ha estado en el contrato de concesión de Coviandes la obligación de construir obras de estabilidad, estabilización de taludes entre Puente Real y Villavicencio”, añadiendo que siempre se ha cumplido con los estándares exigidos de operación del corredor vial que si están estipulados dentro del contrato.

En cuanto a puntos específicos, Coviandes, calificó como el kilómetro 58 de la carretera, sin duda el punto más crítico de la obra, manifestando en gran parte la responsabilidad a que se presenten tantos derrumbes se debe a que en la parte superior de esa montaña se encuentran ubicados unos galpones de grandes proporciones que le pertenecen a la empresa Pollo Olimpico, asegurando que desde allí se realizan filtraciones de líquidos, que también son enviados a las laderas que terminan en la falta de la montaña y generan finalmente contantes derrumbes; en su intervención el Gerente del Consecionario, Mariño, manifestó que estas cuestiones son totalmente ajenas a las labores que debe realizar Coviandes pero que sin embargo por el bien de los usuarios y de la misma carretera, en ese punto se han desarrollado obras para mitigar el impacto de los galpones.

Sobre el punto del kilómetro 58, Coviandes también hizo énfasis que los problemas de ese punto de la carretera, no se deben a la construcción de un túnel para a travesar la montaña, desmeritando así las declaraciones que en su momento dio la Sociedad de Ingenieros del Meta, a través de su presidente William Valencia en W Radio y a quién calificó como de irresponsable.

En cuanto al kilómetro 64, el otro punto crítico de la vía, el Concesionario expresó que allí la situación es compleja debido a que cuando se hicieron obras que consistieron en construir el túnel falso que hay en ese punto para mitigar la caída de rocas y que fueron hechas inicialmente por el Invías, no se realizaron de forma correcta, asegurando que hasta Coviandes hizo algunas recomendaciones al Instituto Nacional de Vías sobre ese punto. También se aclaró que allí para mitigar el inconveniente que se presenta, el concesionario ha tenido que construir taludes, que no se encuentran dentro de la responsabilidad del contrato de concesión pero que se realizan por la responsabilidad que Coviandes tiene con el proyecto.