Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Debería detenerse o debería continuar el proyecto del puerto de Tribugá en Nuquí, Chocó?

En Partida W del 30 de mayo, el ingeniero Fabio Villamil y el activista Jaime Duarte debatieron sobre la construcción del puerto de Tribugá en Nuquí, Chocó.

Fabio Villamil y Jaime Duarte. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

El proyecto del puerto de Tribugá lleva ha sonado desde el primer mandato del Ex presidente Álvaro Uribe. Arquímedes S.A fue creada en 2006 para impulsar este proyecto portuario y está conformada por las gobernaciones del Eje Cafetero y del Chocó, las cámaras de comercio de Manizales, Armenia y Chocó.

El 2 de noviembre de 2018,  70 organizaciones llevaron a cabo el Foro de Diálogos en Torno al Puerto de Tribugá. Como resultado de este foro se desarrolló un manifiesto, publicado en abril de este año, donde estas organizaciones exhortaron al Presidente Duque a detener el proyecto y escuchar a las comunidades.

Posteriormente, dentro del Plan Nacional de Desarrollo, aprobado por el congreso de la república, se incluyó el artículo 78 que establece la prioridad que tendrá para el gobierno de Iván Duque el desarrollo de infraestructura portuaria donde se encuentra el puerto de  Tribugá, en un corregimiento del municipio de Nuquí, Chocó.

El martes de esta semana, con la participación de más de 160 personas, se realizó la audiencia para discutir la afectación ambiental que puede implicarle a la región la construcción del puerto de Tribugá. Una gran conclusión de la jornada es que la ANLA tendrá que revisar el estudio de impacto ambiental con lupa y decidir si le da vía libre a la construcción.

El debate sobre el puerto de Tribugá llegó a los micrófonos de Partida W y fue discutido por el ingeniero, Fabio Villamil, y, el activista, Jaime Duarte.

Duarte argumentó que no se puede ejecutar el proyecto sin previa consulta a las comunidades. Criticó que se le de viabilidad a un proyecto que no tiene conexión vial y que en planos tiene que atravesar una cordillera. También dijo que el impacto ambiental en la zona seria de grande magnitudes por tratarse de una zona con ecosistemas vírgenes.

Por otro lado, Villamil dijo que en todo proyecto hay riesgos, pero que las nuevas legislaciones y la tecnología pueden llevar a minimizar los impactos de forma considerable. También explico que el proyecto no tiene la intensión de afectar los manglares de la zona y dijo que las consultas a las comunidades es el último escaño para el proceso de adjudicación del proyecto.