Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Diana Marcela Montaño, 29 años, psicóloga y con un master en administración es #UnaMujerW

Diana Marcela Montaño, 29 años, mamá de dos niños, casada con el jugador de la Selección Colombia Duván Zapata, psicóloga y con un master en Business Administration.

Diana Marcela Montaño, 29 años, psicóloga y con un master en administración es #UnaMujerW. Foto:

La vida de un futbolista y su familia tiene sus pros y sus contras:

“Para mí lo más duro ha sido pasar los domingos sola, pasar los domingos esperando el horario de un partido. Despedirme de Duván un sábado en la tarde, en la noche, en la mañana, es difícil porque la verdad me espera una carga alta estando sola con los niños en la casa, pero más que todo porque el domingo siempre es muy familiar”, dice Diana Marcela Montaño.

Casi tan familiar como Los demás sacrificios que ha asumido Diana por los suyos:

“Entre los sacrificios que he hecho para acompañar a mi esposo, ha sido posponer el inicio de mi posgrado porque era una cosa que yo quería hacer. En realidad eso y la maternidad, creo que son las dos cosas que mí me limitan un poquito, no porque realmente los hijos y la familia sean algo que estanquen a la mujer, sino que es porque no tenemos horarios, no tenemos una rutina, porque el rol de mi esposo es uno hoy y tal vez mañana no está y eso lo hace difícil porque no tengo una estabilidad, pero yo creo que todo sacrificios que hemos hecho han valido la pena hasta ahora”, asegura la psicóloga.

Y además la fama, tiene su precio:

“Antes de que Duván fuera reconocido podíamos tener un día más o menos normal; es decir, podíamos pensar en salir almorzar, salir a cenar, incluso en Italia donde vivimos hacemos todo caminando, la verdad venir ahora a Colombia después de todo el fenómeno de la Copa Italia y de la Selección ha sido muy difícil porque no hemos tenido privacidad, llegamos un viernes y hemos pasado todo el fin de semana en la casa, incluso por la casa se nos acercan, piden fotos, prácticamente no tenemos nada pero nada de privacidad”, cuenta Diana.

Pero Los esfuerzos no solo han valido la pena, sino que además se han aplican en el día a día:

“A veces yo quisiera aplicar lo de la psicología y estar allí con mi esposo pero es que a veces como yo no sé tanto de fútbol por ahí digo algo que no es, entonces lo que hago es sacarle la piedra, entonces termino embarrándola más porque yo digo ‘mira amor yo creo que faltó esto o podrías mejorar en esto’, y él me mira como qué decís y eso también me sirve porque yo también he ido aprendiendo en el proceso hacer más crítica pero desde el punto de vista técnico no como la mujer que grita ¡páseselo pero por qué no! Sino más objetivamente, por así decirlo”, asegura la psicóloga.

Psicóloga, gerente de la casa y hasta estilista:

“Una de las cosas con las que apoyo a Duván es en el look. Desde que él decidió dejarse el cabello largo, pues no tan largo, pero dejárselo crecer, entonces toda la parte de ayudarlo, de incentivarle el amor propio al cabello, creó que todos hemos sido un pilar en esto porque desde de mi hija y mi hijo, acá nos hemos apoyado entre todos”, cuenta Diana.

Lo que sí no es opcional en la casa de los Zapata es la ética de trabajo:

“Para las futuras generaciones esperamos que les quede ese mensaje de que las cosas se ganan y luchando. Duván ha sido muy perseverante, es muy respetuoso, y yo creo que lo que es el respeto, el trabajo duro, el respeto a Dios sobre todo y, el respeto así mismo, son cosas que te pueden llevar en cualquier lugar del mundo. En cualquier contexto siempre te van a llevar muy lejos, siempre tratar a la gente bien, no rendirse, son valores importantísimos que ojalá no se pierdan con las generaciones, porque muchos tienen la idea de que todo llega fácil y también de que lo que llega lo cuiden y lo atesoren porque hay cosas que solamente llegan una sola vez en la vida”, aconseja Diana.

Diana Marcela Montaño, 29 años, psicóloga y con un master en administración es #UnaMujerW