Ciudades

Selecciona tu emisora

Las autoridades en municipios del Magdalena eran los paramilitares: víctima del conflicto

En un informe recibido por la Comisión de la Verdad, se indicó que la confrontación armada dejó más de medio millón de víctimas en el departamento.

Conflicto armado en Magdalena / imagen de referencia. Foto: Getty Images

La Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), entregó al órgano transicional el documento "Memorias de la Sabana y la Ciénaga" relacionado con la presencia, así como la afectación de los grupos armados a poblaciones como Chibolo, Pueblo Viejo, Ariguaní y otros municipios.

Según los investigadores, durante el conflicto 528.390 personas en el departamento fueron víctimas de los grupos armados ilegales. Del número total se desprenden 33.433 homicidios, la desaparición forzada de 6.044 personas y se presentaron 3.090 casos de violencia sexual.

De acuerdo con el estudio, el agudizamiento de la confrontación armada en el departamento se produjo ante la llegada de la guerrilla, que según Codhes cometió 75 secuestros de administradores de fincas, implementó la extorsión y quemó 250 propiedades. Incluso, generó estigmatización hacia habitantes de municipios como Chibolo.

"Decían: nosotros no podemos salir a ningún lado, cada vez que nos piden los papeles nos dicen ¡uy! ¿usted viene de Chivolo? ¡Uy no! usted es un guerrillero", narró Orlando Bolívar, coordinador de proyectos de la Fundación Accionar.

Dentro del documento se concluyó que la incursión de los paramilitares al Magdalena, con el fin de combatir a las Farc y el ELN, generó un recrudecimiento de la violencia. 

De acuerdo con los cálculos de Codhes, las autodefensas cometieron 127 masacres que acabaron con la vida de 609 personas. Como lo argumenta una de las víctimas, a quien se le protege su identidad por motivos de seguridad, los paramilitares eran prácticamente amos y señores en el departamento.

"Las autoridades en todos estos municipios eran los paramilitares, ellos andaban en los municipios y eran los que mandaban. Cualquier problema lo resolvían era ellos", indicó el líder.

El recrudecimiento de los enfrentamientos, así como las alianzas de funcionarios, empresarios y ganaderos con paramilitares, produjeron el desplazamiento de 467.979 personas en todo el Magdalena. La gente vendía sus tierras bajo amenaza.

"En el momento en que llegaba el conflicto armado y en el desespero de los campesinos o ante las amenazas, los campesinos terminaban entregando sus títulos que podían valer 100 o 200 millones de pesos, entregarlos por 3 millones de pesos, que son sumas irrisorias", manifestó el investigador Bolívar.

Según líderes sociales como Lesa Daza en el corregimiento de Salaminita, aunque en el departamento no se vive la violencia de antes, la presencia estatal sigue estando en deuda con respecto al desarrollo de los territorios.

"Hasta la fecha tenemos 26 familias en el centro poblado (de Salaminita), lastimosamente en unas condiciones muy difíciles, no tenemos luz, no tenemos agua, no tenemos absolutamente nada. La mitad de las familias tienen luz, la otra mitad no (...) vivimos en las mismas condiciones, nos hace falta más apoyo institucional", señaló la lideresa.

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?