Ciudades

Selecciona tu emisora

Militares se colocaban doble guante para poner armas a víctimas de falsos positivos: Zarco

Sigue La W revela la segunda parte de la declaración que entregó Luis Jhon Castro Ramírez hace 13 años a la Fiscalía.

Sigue La W revela la segunda parte de la declaración que entregó Luis Jhon Castro Ramírez hace 13 años a la Fiscalía.. Foto:

Investigación: Andrea Diaz

Luis Jhon Castro le aseguró a la Fiscalía de Derechos Humanos que participó en por lo menos tres montajes para darle legalidad a ejecuciones extrajudiciales reclutando hombres, que militares del Batallón Rook en el departamento del Tolima, presentaban como bajas dadas en combate.

Los nombres referenciados por alias ‘el zarco’ y las identidades relacionadas por la Fiscalía -además de un supuesto integrante del DAS que no había sido ubicado- serían los siguientes:

“TENIENTE NIÑO. Cristian Camilo Niño Hernández en 2007 laboró con inteligencia de la Tercera Brigada del Ejército, trasladado al batallón de infantería No 8 Jaime Rook en Ibagué. ALIAS MAURICIO. GAULA DEL EJÉRCITO. Bustos Escárraga Rubiel, sargento primero aparece en el cuadro de suboficiales del Batallón de Alta Montaña No 3. También figura en el listado de vacaciones 2007-2008 del grupo GAULA DEL EJÉRCITO, Valle en el grado de Sargento Viceprimero. El carro que menciona el zarco pertenecía a Bustos”.

Uno de los tres hechos correspondería al asesinato de Didier Cuervo, Juan Carlos Quimbayo Mazuera, José Yiner Enríquez Hoyos, Nelson Vergara Coy, José Never Ramos Henao y Gerardo Antonio Moreno González el 28 de febrero de 2008 en zona rural de Ibagué (Tolima) cuando tropas del Ejército frustraron el supuesto secuestro de un reconocido empresario del transporte y propietario de varias estaciones de gasolina. Hubo un supuesto enfrentamiento entre miembros del Batallón Rooke que justificaron la ejecución extrajudicial, según relató alias ‘el zarco’:

“Ya estaba en Cali nuevamente, me hacen ir nuevamente a Ibagué por parte de MAURICIO (BUSTOS), JHON, EL TENIENTE NIÑO… Llegué como a las 4 de la mañana, me hicieron bajar en el Batallón Ruth, me quedé en la casa de MAURICIO que está en el mismo Batallón, al otro día me llevan al municipio del Guamo, en una Y que una va al Huila y la otra conduce donde hay un río grandísimo, donde hay unas comunidades indígenas, vía Granada, fuimos y reconocimos ese sitio, nos devolvimos ese día, las instrucciones de ese sitio era coger un carro que salía con oro de ese sitio, ya que son unos socavones de oro, y como yo tenía una amiga de las Farc no nombre CLAUDIA o SANDRA, ahí en Ibagué, pertenecía al 21 frente… ella me contactó con 6 muchachos de Bogotá y del Tolima… yo subí a Bogotá y ahí esta amiga me presentó a los que iban a venir a hacer el trabajo… de Bogotá me vine apenas con uno en carro y en compañía de mi amiga ya que los otros estaban en el Espinal. Una vez en el Espinal llegamos a un parque, ahí llegó el resto de la gente, cinco más, llegaron en una camioneta blanca Toyota (parece que este carro era de algún político) y otro vehículo y nos juntamos 7 personas, de ahí nos fuimos para el pueblito donde se dividen las dos carreteras más abajo del Guamo, el que yo había reconocido”.

Luis Jhon Castro aseguró que mediante engaños, reclutó a los hombres con la promesa de ir tras una guaca de oro que aliviaría sus problemas financieros.

Yo les comenté a esa gente que íbamos por un oro, ahí también iba mi amiga y otra mujer que llevaba las arma de fuego (revólveres) de Bogotá, trajimos un chango de 6 tiros, un revólver 38… llegamos a ese pueblo, nos quedamos en un hotel cada uno en una pieza, al otro día madrugamos, llegamos a un riachuelo donde hay unos planchones, yo iba en la camioneta en la parte de atrás. Quiero aclarar que MAURICIO se quedó en el mismo hotel… esa noche yo le informé cuántos íbamos a ir y en qué carro nos desplazamos y él me dio instrucciones que cuando llegáramos a donde hay un riachuelo y un planchón, cuando lo cruzáramos, teníamos que bajarnos de los carros y seguir a pie ya que iba a ver una camioneta Luv que era del Ejército, y que cuando nos bajáramos era cuando ellos los del Ejército salían, entonces cuando llegamos el día de los hechos a este sitio en horas de la mañana, yo venía en la camioneta blanca en la parte de atrás y se dio como se planeó: yo tenía que hacerme en la parte delantera cerca del motorista pero los de ese carro no me dejaron hacerme ahí, me hice en la parte de atrás… cuando pasamos ese riachuelo, no alcanzamos a parar el carro ni mucho menos bajarnos del carro, el conductor de la camioneta decía que nos iban a matar, empezó a echar para atrás, pero los disparos eran muchos…”

Alias el ‘zarco’ narró la escena del crimen en el que participaron militares.

El primero que mataron fue el que iba en la parte delantera cerca al conductor, los otros que iban en la camioneta se bajaron del carro alzaron las manos, ahí me pegaron un tiro en la pierna y en la nalga… el Ejército corre detrás de los que salieron corriendo y detuvieron a los que salieron de la camioneta… yo portaba la escopeta, se arrimó el Ejército, MAURICIO no estaba por ningún lado… al ver esto empecé a gritar ¡Teniente NIÑO, BUSTOS! en repetidas ocasiones me preguntaban que quién era yo… se me arrimó JHON o RICARDO, me preguntó por las heridas que había recibido, como a los 5 minutos llegó el Teniente NIÑO y me hizo montar en la camioneta de estacas en la cabina… los otros compañeros que eran 6 y conmigo 7 los cogieron vivos, el muerto que iba de copiloto quedó ahí en el carro… en el carro que me montaron le dan la vuelta, veo que los sujetos que habían cogido vivos los tenían con las manos en la cabeza. El Teniente NIÑO hijueputea a los soldados porque me habían herido, se comunica con sus mandos y ordenan que me lleven a Tolemaida pero debido a que tenía mucha sangre me llevan al Espinal”

El ‘zarco’ le narró a la Fiscalía que uno de los hombres le rogó a un militar que no acabara con su vida, pero militares dispararon e intentaron distraer a los investigadores forenses.

“A los 5 muchachos que cogieron vivos los separa, uno lo llevan a un morro, lo paran, este decía que no lo mataran, que tenía hijos, lo mataron, no vi quién, vi que cayó muerto… a otro lo bajan a la parte de atrás de la camioneta, lo matan ahí, y otros se los llevan por el río más arriba y escucho los disparos de fusil, a uno que estaba cerca de mí se lo llevan más adelante y lo matan… ahí veo que MAURICIO (siempre va de civil) y otro (no sé quién era uniformado) se colocan en sus manos guantes de cirugía y a la persona muerta le colocan el arma en sus manos y disparaban, y luego los guantes los meten en otros guantes y los votan más adelante…”

Lea en La W: El salvavidas del Gobierno a las autopistas, dueños de peajes y constructoras investigadas

El testigo clave en casos de falsos positivos en Valle del Cauca y el Tolima, que se encuentra detenido en España después de ser recapturado luego de quedar libre por negligencia de las autoridades, reveló el 28 de octubre de 2011, que militares lo escoltaron a un hospital en El Espinal y le pagaron para garantizar su silencio con la promesa de ayudarle en su desmovilización del ELN limpiando su pasado judicial.

“Yo le hago entrega de la escopeta y unos cartuchos al Teniente NIÑO y este la carga y la disparan, creo que eso se quedó ahí… me sacan en la camioneta en la parte de atrás junto con otro civil, adelante va el Teniente NIÑO y el motorista, me llevan al hospital del Espinal, ciudad donde hay un tambor en un romboy. En el hospital habla el teniente NIÑO, me hicieron cirugía, ahí sí di mi verdadero nombre, ahí duré como 8 días hospitalizado, me cuidaban día y noche, cuando salí me trajeron varios militares, hicieron ir a mi esposa porque yo le avisé, llegó y duró como 3 en un hotel, luego me llevan cerca al pueblo de Bogotá a tomarme una radiografía. MAURICIO iba y me visitaba al hospital, me llevó unas muletas, unas almohadas, un radio… a mi esposa le pagaron el hotel, luego en un carro militar me traen a Cali… MAURICIO le dio a mi esposa como $600.000 o $700.000, el que estuvo pendiente de mí fue el Teniente NIÑO… Una vez en Cali me hicieron llegar a mi casa como $1.600.000…”

Otro caso con el mismo modus operandi, se habría presentado el 30 de 2008 en la vereda Pringamosal El Tuno vía a San Luis municipio de El Guamo Tolima donde perdieron la vida Ferney Tabares Cardona y Jorge Armando Guevara Pérez.

El 24 de junio de 2008, la prensa en el Tolima registró el reporte que dio el Ejército sobre una “operación positiva” después de un supuesto combate con integrantes de las ‘aguilas negras’. Pero en realidad eran hombres reclutados mediante engaños por el zarco en complicidad con miembros del Ejército entre ellos, Carlos Andrés Aguirre Calle, Yesid Mauricio Giraldo Niño, Fernando Patiño Falla, César Alberto Grajales Cruz, Wilmar Antonio Zapata Vargas, Eduardo Zuluaga.

Según los reportes de prensa se reseñó: “el hecho habría ocurrido en la Vereda Doyare Recristo jurisdicción del municipio de Coyaima. “Dieron de baja a 6 integrantes de una banda delincuencial emergente que venía extorsionando a trabajadores de la mina de oro, quienes se hacían pasar como integrantes de las Águilas Negras…”

Otros casos confesados por ‘el zarco’

“Eso fue un miércoles como a las 7.30 am, eso fue en febrero… en el año 2008, cuando yo me regresé para Cali desde la entrevista con el Teniente NIÑO, con BUSTOS, yo hablé con los muchachos… MAURICIO me llama y me dice ‘que hubo guevón de la gente’… salí yo para Ibagué adelante, yo salí en flota y ellos salieron un día después en sus carros y con las armas, ellos llevaban unos uniformes de Policías, todos se quedaron en la casa del hermano de NEVER, ubicada por el lado del Espinal, a mí me dejaron en un hotel los muchachos del Ejército, cerca del terminal, barato, como yo llegué un día antes fuimos de nuevo a la finca del dueño de la bomba, BUSTOS, JHON, y un flaquito del Batallón, entonces  nosotros fuimos en horas de la mañana en moto a la finca, la finca queda ubicada por el viaducto donde hay una entrada de volquetas, allá fuimos y en la finca había una carretera de largo y ahí estaba la entrada a la finca. Una vez ahí llegamos a un portillo donde sacan las vacas, la finca toda es enmallada, tiene una piscina. Una vez por parte de los militares hablaron con los que estaban ahí, luego me muestran un portillo por la parte de la finca, me dijo BUSTOS que debía entrar por ese portillo con la gente que venían de Cali, y dirigirme solo a mano derecha y tirarme al suelo”

“Yo debía ir adelante, de puntero, yo tenía que entrar de primero, luego del portillo existe un corral o donde guardan las vacas y al frente de ese corral debería tirarme al suelo. Los militares me dicen que ellos iban a tener gente por todos lados de la casa de la finca, dentro de la finca también había gente de ellos, en la parte del frente de la finca y en la parte de atrás de la misma en una mata de monte que existe en esa finca… yo me di cuenta que el Ejército había metido la tropa como dos días antes para que la gente los viera y los que buscan los muertos preguntaran a los habitantes de la vereda y les digan que la tropa sí estuvo por ahí.

Luego me voy y llamo al GRILLO y me lleva a la casa de NEVER donde estaban todos reunidos, les digo que íbamos a secuestrar a ese señor de la finca y además ir por un dinero que había ahí. Luego como a los dos días después, los muchachos de Cali y mi persona nos fuimos en los dos carros, con armas, habían traído como 4 revólveres, llegamos a la finca y nos bajamos de los carros, ingresamos a la finca por el portillo antes mencionado, yo cogí como me habían dicho la parte de adelante del grupo, iba de puntero e hice como dijeron los militares, me tiré al suelo cerca al corral del ganado y lo que escuché fue muchos disparos, yo no alcé la cabeza para nada, no vi nada, me levanté cuando llegó MAURICIO por mí, eso fue dos o tres minutos luego del tastaceo, me metieron a un baño de la finca, afuera dejaron un soldado cuidándome, como a la media hora de estar ahí en el baño, llegó JHON por mí, me llevó a una pieza de la finca, me sentó en una cama, se fue a la parte de afuera, luego veo a MAURICIO que está cerca de uno de los muertos y con un revolver se lo coloca en la mano del muerto y lo dispara, ese disparo entró a la habitación donde yo estaba por una ventana, y JHON le grita ‘marica cuidado que ahí está EL MONO’ (o sea yo), entró MAURICIO gritándome y regañándome diciendo que por qué estaba ahí porque él me dejó fue en el baño, le dije que me habían sacado y me trajeron a la pieza

“De ahí me sacan y me montan a un carro de MAURICIO (Mazda Milenio gris de placa 097 o 067 de Cali) me llevan a ese carro y me colocan un poncho, me hacen acostar ahí, como a los 20 minutos me sacan del carro… veo que en la esquina de la “L” había mucha tropa, luego MAURICIO manda a que me saque de ese sector en el mismo carro de él, luego me llevan al hotel donde me había hospedado y me cambian de hotel. Quiero agregar que cuando llegamos a la finca junto con los otros seis muertos a la finca, los carros llegaron más arribita de la entrada de la finca, los carros se quedaron ahí, en uno de estos carros se quedó EL GRILLO en su carro, y lo que sé es que este apareció muerto en su carro, lo vi en las noticias de la prensa de Ibagué. Cuando me cambian de hotel y me les cambio de hotel también. En Ibagué estuve algún tiempo, como 4 días, no me dejaron venir antes”

“Otro caso es que estando en Ibagué conocí una mujer, ellos MAURICIO  o sea BUSTOS, JHON y RICARDO, me llevaron al Guamo cerca al Espinal, en el Guamo en el parque seguimos de largo, pasamos el DAS, cogimos una destapada, desviamos a mano derecha, ahí una ladrillera, pasamos un riachuelo, ahí está la ladrillera, es una trocha, al fondo hay una finca donde vive un viejito de edad de 60 años, casa de ladrillo, un solo salón con gradas al segundo piso, me dijeron que ahí tenía que llevarle la gente porque ya habían hecho el parapeto (sic) que consistía según me lo dijo RICHARD en llegar a X persona, presentarse como Fuerza Pública Ejército que tiene información de presencia de guerrilla en la zona, les preguntaron que si los han llamado a exigirles algo, los dueños de la finca dicen que no, y como queda el contacto de los dueños de la finca y el Ejército quien toma sus números de celular, les dicen que de inmediato los llaman a ellos, luego el Ejército hace que X persona se identifique como integrantes de las Farc o milicias y que llamen a la persona de la finca, y este a la vez se comunica con los del Ejército diciéndoles que acaba de recibir una llamada extorsiva… ellos toman contacto con esta persona y hace que instaure denuncia de lo sucedido para empezar a realizar el operativo que hacen, en tener autorización del ofendido de que él les permita tener Ejército ahí en sus predios y que todo quede elegante”

“Luego me dicen si tenía más gente para que las lleve a ese sitio y debido a eso contacté con la señora que dije antes que había conocido, ella consiguió tres (3) personas masculinos, el argumento era que íbamos a secuestrar al señor de la finca que antes mencioné… reconocimos para llevarlos a una vereda del Tolima en el mismo Ibagué como 20 o 30 días luego de los 6 muertos de Cali. A estos de Ibagué se contactaban en fuentes de soda por medio de esa mujer que conocí, me consiguió la cita con uno de ellos, quedamos de ir a la finca a secuestrar al señor, eso fue un día en horas de la mañana como 8 o 9 de la mañana...”

“Había llovido mucho, llegamos en dos motos (DT azul y otra AX-100 de color negra) estas motos eran de propiedad de los sujetos que iban conmigo, llevaban 3 revólveres 38 largo, no llevaron uniformes de uso privativo del Ejército o Policía, las instrucciones que yo tenía de parte de los militares era que cuando llegáramos a la finca y a las instalaciones de la casa, tenía que subir por una escalera a una terraza, tenía que ubicarme en la terraza. El día de los hechos llegamos a eso de las 8 o 9 de la mañana, antes de esa finca hay otra finca, las motos se dejaron ahí y seguimos a pie, yo iba delante con dos de ellos debido a que uno de estos se había quedado porque se cayó de la moto, seguimos tres…  cuando llegué a la punta de la casa, cogí a mano izquierda, llegué a la terraza y ahí sí vi que les dispararon a las dos personas que iban conmigo desde la parte de la terraza los mismos uniformados que se ubicaron ahí en la terraza, les dispararon cuando ellos estaban detrás de mí, quedaron antes de entrar a la casa, ellos venían como a 4 o 5 pasos detrás de mí, en la terraza estaba BUSTOS, en la terraza había como 4 soldados, BUSTOS me hizo tirar al piso de la terraza, como a los 5 minutos me bajaron de ahí y me montaron en un carro campero, no recuerdo  qué clase era, en el carro llegó el TENIENTE NIÑO y otra gente dura, me preguntaron si yo era el famoso MONO… Estuve ahí como 1 hora, me sacaron hasta el pueblo y luego me hacen montar en el carro de MAURICIO… me trajo en su carro hasta Ibagué y me enviaron en bus para Cali… quiero agregar que uno de los cuatro que íbamos en las motos se salvó, fue el que se había accidentado… MAURICIO se enojó con un cabo porque uno de los que íbamos se había volado, no recuerdo cuál era su nombre, no lo volví a ver”

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?