Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Multa a Tecnoquímicas por pagar sanción de sus directivos en cartel de pañales

La sanción impuesta asciende a $25.000 millones.

Superindustria multa a Tecnoquímicas por pagar sanción de sus directivos en cartel de pañales. Foto: La Wcon Julio Sánchez Cristo

La Superintendencia de Industria y Comercio impuso a Tecnoquímicas una multa por $25.000 millones por haber asumido el pago de las multas impuestas en 2016 a cinco altos directivos de la compañía en el denominado Cartel de los Pañales. 

La entidad estableció que Tecnoquímicas "asumió el pago de las multas impuesta a través de operaciones fachada bajo la modalidad denominada como 202- Bonificaciones Ocasionales, en clara violación de las normas de protección de la libre competencia económica". Dicha norma dispone que los pagos de las multas “no podrán ser cubiertos ni asegurados o en general garantizados, directamente o por interpuesta persona, por la persona jurídica a la cual estaba vinculada la persona natural cuando incurrió en la conducta; ni por la matriz o empresas subordinadas de esta; ni por las empresas que pertenezcan al mismo grupo empresarial o estén sujetas al mismo control de aquella”.

La SIC La Superindustria también sancionó a los altos directivos de Tecnoquímicas: Ernesto Trujillo, María del Pilar Correo, Luis Felipe Puerto, Vanessa Hatty Benavides y Diego Humberto Quijano porque el pago de sus multas no fue asumido con su propio patrimonio sino con recursos y operaciones fachada provenientes de la empresa, "lo que constituye un grave incumplimiento de las órdenes impartidas por la Superindustria y a las normas de protección de la libre competencia económica, pero al mismo tiempo, una burla a la capacidad y poder sancionatorio del Estado", resaltó la Superindustria. 

La entidad destacó que esta conducta resulta de la mayor gravedad, pues burla los objetivos de las actuaciones administrativas sancionatorias y tiene como resultado un incentivo perverso para que los empleados que participan en conductas restrictivas, lo hagan sin consecuencia o sanción alguna, pues al final, la empresa para la cual trabajan o trabajaron asumiría el pago de las multas, "lo cual es realmente inadmisible en materia de política pública de protección de la libre competencia económica".