Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Natalia Montaño, pedagoga, es #UnaMujerW

Su metodología crea conciencia ambiental en niños de 1 a 4 años; Tras triunfar en Estados Unidos y México, esta colombiana abre operación en los próximos días en Bogotá.

Natalia Montaño, pedagoga, es #UnaMujerW. Foto:

“Parte de crear buenos seres humanos, que es lo que necesitamos en las siguientes generaciones, es crear en los niños una conciencia ambiental y que ellos vean la importancia del significado de tener un buen corazón. Para eso tenemos una fundación y los niños que se gradúan de Aguamarina participan durante toda su estancia y se gradúan de guardianes del planeta en Miami Planet Patrol y ellos tienen una cantidad de funciones que cumplir que las hacen absolutamente felices, en donde ellos mismos se convierten en los educadores de los adultos, porque los niños son los que traspasan la emoción y el entusiasmo a los papás de cómo vamos a cambiar los hábitos para cuidar nuestro planeta y para cuidar a nuestros semejantes”.

Hay teorías que afirman que lo verdaderamente importante se aprende en el kínder, el jardín infantil de Natalia, hace la diferencia:

“La diferencia entre Aguamarina y otros jardines infantiles es su filosofía y metodología de enseñanza. Aguamarina tiene tres componentes esenciales que hace que el aprendizaje sea mágico: uno, es que creamos bueno seres humanos y seres con un corazón enorme; segundo, es el aprendizaje significativo, eso quiere decir que todo lo que los niños van a aprender y todos los conceptos van a través de los cinco sentidos, entonces pueden entender el cómo y el por qué de todo lo que están entendiendo; y por último tiene un nivel académico alto,  preparamos a los niños con unos estándares superiores y lo mejor es que ellos van aprendiendo sin darse cuenta porque todo va metido dentro de los conceptos”.

Natalia se prepara para llegar a Colombia con su metodología. En México, su jardín ya lidera las listas de los mejores centros de aprendizaje:

“Es indudable que nosotros tenemos vínculos culturales con México y estando en Miami, en donde tenemos tanta multiculturalidad, tenemos un montón de familias mexicanas que siempre nos decían: ‘por favor pongan Aguamarina en México que hace falta un preescolar como el de ustedes’. Y pues a nosotros honestamente nos apasiona el tema de poder contagiar a todas las familias y niños. Aguamarina realmente se vuelve como una filosofía de vida no solo para los niños en el colegio, sino para las familias de los profesores porque la energía y las ganas de ser buenos en aprender con tanta emoción y con este significado se contagia, entonces partimos hacia el Distrito Federal en México, abrimos Aguamarina hace cinco años con una acogida espectacular, a los seis meses estaban yendo al colegio y ahora tiene una lista de espera permanente y ha sido  realmente muy enriquecedor trabajar con la cultura mexicana”.

Natalia Montaño, pedagoga, es #UnaMujerW