Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

"Yo siempre tuve fe en que nos rescatarían" colombiana que estuvo perdida en el Amazonas

María Oliva Pérez habló en Sigue La W sobre esta experiencia y aseguró que Dios la salvó.

"Yo siempre tuve fe que nos rescatarían" colombiana que estuvo perdida en el Amazonas . Foto: Armanda Nacional

Una familia colombiana fue encontrada en un pueblo peruano llamado La Esperanza luego de 34 días de desaparecidos en el Amazonas. Durante ese mes, la madre y los menores de 10, 12 y 14 años sobrevivieron con alimentos que encontraban en la selva amazónica.
Una vez identificados, fueron llevados al Hospital María Angelines.

A día de hoy, se encuentran en la Clínica Putumayo, ubicada en el municipio Puerto Asís, donde reciben tratamientos por desnutrición y diferentes heridas.

María Oliva Pérez habló en Sigue La W sobre esta experiencia y explicó cómo se perdió "mi esposo estaba en una finca y nosotros en otra, por eso fuimos a visitarlo (...) nosotros no conocíamos por allá".

"Nosotros gritábamos que estábamos perdidos, pero nadie nos recibía. Los niños me preguntaban que qué íbamos a hacer" dijo.

Pérez afirmó que, luego de haberse perdido, encontrábamos pepas en el camino y de eso nos alimentábamos después de seis días. Antes de eso, tomábamos agua”.

“Nos fuimos por el borde de una quebrada que nos llevó a un río y allí estuvimos diez días. En la noche pensamos que ya era el fin de nuestra vida, ya no teníamos pepas para comer” expresó.

Además, señaló que “decíamos que si no ocurría un milagro, si no pasaba una canoa, íbamos a morir. Los niños ya se desmayaban del hambre y no podían caminar más de diez pasos, se quedaban dormidos. A mí me pasaba lo mismo”

“Nos llenamos de piojos, garrapatas y granos en los brazos por las picaduras de zancudos” contó.

Por su parte, María Angeline, funcionaria del hospital donde fue atentida María Oliva, aseguró que “los niños se encontraban en condiciones más complicadas (que la mamá), pero siguen en tratamiento en la ciudad de Pasto”.

Adicional a eso reveló que no han podido describir de dónde provenían ni que tipo de planta eran las pepas que consumió la familia.

Para terminar, Pérez dijo que “Dios fue el que me salvó a mí y a mis hijos, nadie más” finalizó.