Escuche ahora

Julio Sánchez Cristo DJ

Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

EE.UU. aboga porque diálogo en Noruega esté encaminado a la salida de Maduro

Esta semana se adelantaría una nueva serie de encuentros entre delegados del gobierno y representantes de la oposición.

Maduro dice que hay "buenas noticias" en exploración de diálogo con oposición. Foto: Getty Images

El Departamento de Estado de EE.UU. consideró esta semana que el diálogo en Noruega entre la oposición venezolana y el chavismo debe centrarse en la salida del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y establecer ese tema como una prioridad.

En una rueda de prensa, la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, expresó el deseo de Washington para que el proceso en Oslo "se centre en la salida de Maduro" y eso sea un "requisito para cualquier progreso".

"Sobre las conversaciones en Noruega, como hemos dicho repetidamente, EE.UU. cree que la única cosa que hay que negociar son las condiciones de la salida de Nicolás Maduro", dijo Ortagus.

"Aunque los esfuerzos anteriores para negociar fracasaron porque el régimen los uso para dividir a la oposición y ganar tiempo, esperamos que Oslo se centre en la salida de Maduro como un requisito para cualquier progreso", añadió.

La portavoz evitó respaldar explícitamente el diálogo y se limitó a decir: "EE.UU. apoya el deseo del pueblo venezolano para recuperar su democracia y para poner fin al régimen ilegítimo de Maduro".

El sábado pasado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega informó que los representantes del Gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición regresarán a Oslo esta semana, después de los encuentros preliminares que tuvieron lugar en días previos para entablar un diálogo político entre ambas partes.

Esta iniciativa de Noruega ha ganado el respaldo de Rusia y Cuba, aliados de Maduro, así como del grupo internacional de contacto impulsado por la Unión Europea (UE), compuesto por países europeos como España, Francia y Alemania, así como cuatro naciones latinoamericanas (Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia).

En una entrevista con Efe la pasada semana, el enviado estadounidense para Venezuela, Elliott Abrams, ya se mostró escéptico sobre el diálogo, especialmente sobre cualquier papel que pueda jugar el Gobierno cubano.

Según la televisión pública noruega NRK, los contactos entre la oposición y el chavismo se iniciaron en Cuba y continuaron con reuniones secretas en Oslo.

Venezuela vive un pico de tensión política desde enero, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años tras ganar unas elecciones que fueron tachadas de fraudulentas por la oposición, y en respuesta el líder opositor Juan Guaidó, líder del Parlamento, se proclamó como presidente interino.

Desde entonces, el conflicto político se ha agudizado y varios países, entre ellos Noruega, intentan impulsar mecanismos para encontrar una solución negociada a la crisis.

Noruega ha ejercido como facilitador en una veintena de procesos de diálogo en las últimas décadas, como el que llevó a la firma de los acuerdos de Oslo entre israelíes y palestinos o las conversaciones entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC