Internacional

El Camino Hacia El Dorado

Miles de migrantes emprendieron su viaje hacia Estados Unidos para encontrar en el país norteamericano una nueva oportunidad de mejorar su calidad de vida y huir de la violencia.

El Camino Hacia El Dorado

El Camino Hacia El Dorado

00:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://sandbox.prisaradio.arcpublishing.com/pf/embed/audio/366/4175603/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Este pueblo ya no quiere más, este pueblo ya no quiere más esclavitud...". Foto: Getty Images / GUILLERMO ARIAS

"Siete días sin comer, ya no aguantamos. Ya no podemos estar en un país nuestro que es libre y es sometido. Este pueblo ya no quiere más, este pueblo ya no quiere más esclavitud..." (Migrante centroamericano)

La situación de migrantes que quieren llegar a los Estados Unidos atravesando Centroamérica a pie se convierte en un dolor de cabeza para el país norteamericano, que ha sido enfático, por medio de su presidente, en no dejar pasar de la frontera con México ni un solo indocumentado que quiera cruzar de manera ilegal.

La caravana de migrantes que ha logrado cruzar Honduras y Guatemala ya ha llegado al sur de México. Lleva 15 días de camino con dos muertos a cuestas. La situación se complica más cuando las condiciones climatológicas o la falta de alimentos pueden generar problemas de hidratación y desorientación.

Walter* es uno de esos migrantes que salieron de su casa con la esperanza de darle una mejor vida a su familia, que cada día ruegan por no recibir una llamada con malas noticias de su pariente. Desde que era niño ha sufrido la desgracia de la guerra y la violencia en su país. Cuando tenía tan sólo cuatro años, asesinaron a su madre a quemarropa por una pelea, lo que le obligó a responder por la manutención de sus hermanos gracias a la ausencia de un padre.

"Lo que fue mi niñez, un poco duro, porque a los cuatro años me mataron mi madre. Los otros hijos de los vecinos pelearon con nosotros. Empezaron a discutir las dos madres, como nosotros peleamos, entonces ellas empiezan a discutir... y después de tanto que discutieron, se agarraron y después la otra mujer sacó la pistola y mató a mi mamá", narra Walter*.

Hace quince días, Walter* decidió recorrer más de 4.000 kilómetros para encontrar una nueva oportunidad de conseguir lo necesario para vivir y enviar a su familia algo de dinero. Pero las condiciones se vuelven cada vez más difíciles. El paso es cada vez más estrecho y el cuerpo sin alimentos ni cuidados se vuelve un peso difícil de cargar.

"Buscando una mejor oportunidad, porque debido a que no hay trabajo en nuestro país, más que todo trabajar, pues lo que queremos es trabajar y buscar un lugar donde nos puedan dar una estadía", cuenta el migrante.

A pesar de las adversidades, Walter* sigue teniendo fe de llegar a su destino…

“Es bien duro dejar la familia solo porque lo crea, o sea, separarte de sus hijos, de tu familia. Es duro, pero es triste también la situación que estamos viviendo, que fue más que todo los estudios de ella”.

El Gobierno mexicano se ha mostrado amigable con los migrantes, ha ofrecido un estatus legal para los que han decidido quedarse. En cambio, su propio país, Honduras, no ha hecho nada por ellos.

"De parte de Honduras no hemos recibido ninguna ayuda. También lo que han hecho es explicar a los ancianos que Venezuela está financiando la caravana y eso es una farsa, la verdad".

Las noches son más cortas y los días más largos. En este camino que han emprendido más de 7.500 migrantes, pese a las terribles condiciones a las que se deben enfrentar, han decidido no detenerse hasta que su voz retumbe las fronteras que los esperan con armas y con un "No" como respuesta.

"Ay, es duro, hermano, no crea. Uno llora. Pero sabemos que al final de todo eso vamos a tener la recompensa...".

Miles de migrantes emprendieron su viaje hacia los Estados Unidos para encontrar en el país norteamericano una nueva oportunidad de mejorar su calidad de vida y huir de la violencia, la corrupción y la indiferencia. Más de 7.500 migrantes se encuentran en el estado de Oaxaca (México) buscando la manera de continuar su viaje, otros han salido de sus casas en El Salvador y Guatemala para unirse a la caravana de migrantes.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad