Escuche ahora

En Casa con La W

Con Sebastián García y Eduardo peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El italiano que tuvo que convivir con el cadáver de su hermana por estar en cuarentena

Luca Franzese, italiano con coronavirus, habló en Sigue La W sobre esta situación y lo que vivió debido a la cuarentena.

Luca Franzese, italiano con coronavirus, habló en Sigue La W sobre esta situación y lo que vivió debido a la cuarenta.. Foto:

 

En Sigue La W habló Luca Franzese, el italiano que convivió 36 horas con el cadáver de su hermana debido a las medidas de cuarentena tomadas en ese país para frenar el avance del coronavirus.

Una semana antes de estos hechos, su hermana estaba enferma por influenza. “Llamamos al médico domiciliario, pero nunca fue a su casa”, aseguró Luca. En la noche del 7 de marzo, su familia lo contacta para decirle que su hermana se encuentra “en un estado semicomatoso”. “Traté de resucitarla con masajes cardíacos y respiración boca-a-boca, pero no lo conseguí”, dijo.

Es en ese instante que él y toda su familia intentan comunicarse con emergencias, pero por muchas horas nadie respondió. Al final, cuando atendieron la llamada, “tardaron 40 minutos en llegar. Intentaron resucitarla con un desfibrilador que no funcionaba. Diez minutos después la declararon muerta”.

Sin embargo, ni el equipo de emergencias ni la funeraria se llevaron el cuerpo porque “no conocían el protocolo”. Horas después, la funeraria retira el cuerpo de su hermana.

Los médicos le condujeron los exámenes para comprobar si tenía coronavirus y el resultado fue positivo. A pesar de darle respiración boca-a-boca, Luca confirmó no haberse contagiado de este virus.

No estoy bien, pero estoy intentando encontrar ánimo y fuerzas para lo que sigue en estos días”, expresó.

El coronavirus ha cobrado la vida 1,016 personas en Italia, contagiando a más de 15 mil. El Primer Ministro de este país, Giuseppe Conte, anunció el día lunes cuarentena para toda la península, la cual se consideraba “zona roja”; ayer miércoles se ordenó el cierre de todas las actividades económicas y negocios en el país, excepto aquellos de primera necesidad, como farmacias y supermercados.