Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Así es cómo Nariño encontró en sus cafetales la manera de cicatrizar sus heridas de guerra

Diego Gómez, víctima de la violencia relató cómo la caficultura le ha cambiado su vida y ahora en el Tablón de Gómez buscan que la producción caficultora sea de gran calidad.

El Tablón de Gómez es uno de los 590 municipios que dependen de la caficultura . Foto: Colprensa

En la W conocimos la experiencia de producción cafetera en el llamado Tablón de Gómez, en Nariño, gracias al programa de restitución de tierras.

Hablamos con Diego Gómez, miembro del proyecto productivo, quien confirmó que actualmente trabajan en buscar mercados para la comercialización internacional.

Gómez señaló las virtudes para la caficultura que tiene la zona aledaña al volcán doña Juana, en Nariño, y cómo el proceso ha sido posible gracias al apoyo de algunas embajadas en Colombia y a la Gobernación de ese departamento.

Le puede interesar: La organización Lohas Beans le cuenta una historia de café con aroma de reconciliación

“Tenemos una línea de café procesado”, afirmó Gómez, quien precisó que trabajan en la línea tradicional y línea gourmet, afirmando que su producto posee unas características únicas gracias a la influencia de los sabores frutales de la zona.

Gómez también afirmó que con este trabajo se busca valorar el trabajo del caficultor, señalando algunos retos económicos que presume la labor, y que es necesario reparar para hacer más valiosa la función de quienes se dedican a la caficultura.

Lea también: Productores de papa en Nariño buscan armonizar su actividad con la salud del planeta

Colombia es el tercer producción mundial de café, detrás de Brasil y Vietnam, y el propósito de proyectos productivos como el del Tablón de Gómez es que la producción no solo sea competitiva en términos de cantidad, sino también de calidad.