Escuche ahora

Perfiles W

Con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Qué efectos tiene el tratamiento de luz azul sobre la piel?

El médico Orlando Dueñas explica que uno de los efectos de este tratamiento es que regula la respuesta inmunitaria debido a la vitamina D.

Tratamiento rayos azules. Foto: Getty Images

El dermatólogo Orlando Dueñas conversó con La W sobre la relación entre el tratamiento de rayos azules que tiene efecto dermatológico y la vitamina D y, a su vez, con las defensas del cuerpo.

“De forma muy amplia, se trata del efecto de la luz sobre la piel (…) sabemos que el estímulo de la luz ultravioleta propicia la pigmentación, es el motivo por el que la piel termina “bronceándose”. Consecuentemente, este efecto tiene una amplia variedad de resultados y uno de ellos es la producción de vitamina D”, explica el experto.

De esta manera, Dueñas aclara que la dosis es mínima, ya que no es necesario estar horas bajo el sol o la luz ultravioleta para sintetizar la vitamina D: “Si hablamos de requerimientos básicos hablamos de dosis de tres veces por semana de cinco y quince minutos, recomendando que sea del cuello para abajo. Nunca recomendamos exponer la cara directamente a la luz ultravioleta”.

Así, acerca del efecto de la vitamina D sobre el sistema inmune, el experto explica que este cumple un papel fundamental, pues tiene un efecto de inmunomodulación, es decir, de regulación: “Es uno de los efectos que promovemos para el tratamiento de algunas enfermedades para hacer fototerapia, por su efecto inmunológico directo”.

“Hay una norma básica: no hay bronceado sin daño en la piel. Tenemos que entender que el bronceado es una respuesta de la piel ante un estímulo lesivo que ocasiona la luz ultravioleta. Para poder estimular la pigmentación en la piel, necesitamos desencadenar una reacción de defensa y esta es el aumento en la producción de un pigmento llamado melanina”, precisa.

Así, aclara que la luz ultravioleta es una energía ionizante y es lo que causa el “daño” a nivel celular, fisular y molecular, por lo que es permanente y se va acumulando día a día: “Con los años vamos viendo el daño y por eso vemos el “fotoenvejecimiento” en áreas fotoexpuestas. Muchos consideran que es por la edad, pero en realidad es el daño acumulado a través de los años”.