Sigue La WSigue La W

Regiones

Elefante blanco: el centro de rehabilitación de la Policía que quedó en veremos

En Sigue La W se reveló que el ‘elefante blanco’, ubicado en el kilómetro 20 de la Autopista Norte, en el sentido La Caro-Bogotá, cumplió 10 años.

Elefante blanco: el centro de rehabilitación de la Policía que quedó en veremos en el kilómetro 20 de la Autopista Norte, en el sentido La Caro-Bogotá. Foto: Mayor William Moreno

10 años cumplió un “elefante blanco” ubicado en el kilómetro 20 de la Autopista Norte, en el sentido La Caro-Bogotá. Se trata del Centro de Rehabilitación Valentina Aos, que buscaba beneficiar a los miembros de la Policía Nacional que por razones del servicio quedaron en condiciones de discapacidad.

La inversión del proyecto fue de $5.774 millones y entre los protagonistas de este despilfarro se encuentran Julio Gómez, contratista condenado por el ‘carrusel de la contratación’; Wilman Muñoz, condenado por el desfalco a la Universidad Distrital, y Edgar Oswaldo Hidalgo, hoy en día buscado con circular azul de Interpol, entre otros.

Todo comenzó en julio de 2011 cuando se adjudicó el contrato a la Constructora Arkgo Ltda., perteneciente al polémico contratista Julio Gómez, condenado a 10 años por el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá, y cuyo representante legal era su mano derecha, el ingeniero Ricardo Godoy Arteaga, quien es investigado por los organismos de control en este y otros procesos.

Le puede interesar:

La obra debía ser entregada en diciembre de 2012. Para tal fin, se entregaron $5.774 millones, de los cuales Ecopetrol aportó $1.889 millones y el Fondo Rotatorio de la Policía, $3.885 millones. Sin embargo, dicho contrato fue cedido en septiembre de 2011 tras el escándalo de corrupción en Bogotá a la empresa Oswaldo Hidalgo Construcciones EU, cuyo representante legal, Edgar Oswaldo Hidalgo Acero, era empleado de Julio Gómez.

Hidalgo, hoy buscado con circular azul de Interpol, a través de su empresa recién creada para la época de los hechos y sin músculo financiero, utilizó los recursos para cubrir deudas de Julio Gómez. Desde ese entonces señaló que no tenía dinero para terminar la obra y esta quedó abandonada, con un avance que no llegó al 20 por ciento.

Pero ahí no termina todo. En 2011 también se suscribió un contrato interadministrativo de Interventoría con la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, en el cual se nombró al ingeniero Wilman Muñoz como director para la supervisión y control, funciones que aparentemente no desempeñó objetivamente porque en los informes favoreció al incumplido contratista.

Muñoz es recordado porque el pasado 27 de octubre fue condenado a 22 años y medio por el millonario desfalco a la Universidad Distrital.

Solo un condenado por este caso

La Corte Suprema de Justicia inadmitió la demanda de casación contra la sentencia de ocho años de prisión, confirmada en segunda instancia al mayor (r) Edgar Moisés Riveros Moreno, quien era el coordinador del Grupo de Construcciones del Fondo Rotatorio de la Policía y que, según la investigación, exigió dinero a Julio Gómez y Oswaldo Hidalgo para dar celeridad a la cesión del contrato de la obra del Centro de Rehabilitación Valentina Aos.

El pasado 26 de noviembre el proceso surtió su último trámite, quedando en manos del Juzgado 12 de Ejecución de Penas para que la sentencia sea ejecutada, tras hacer efectiva la orden de captura en contra del alto oficial.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad