Regiones

Así le va a Cartagena, según el último informe de calidad de vida

Cartagena Cómo Vamos reporta que la situación es crítica en educación y seguridad, pues más de 421.000 cartageneros no acceden a alimentación y vivienda.

Cartagena debe seguir trabajando en la disminución de muertes violentas. Archivo.

Imagen de referencia de la ciudad de Cartagena. Foto: Archivo.

Este marte se conoció el último informe de calidad de vida Cartagena Cómo Vamos, un programa privado que desde el 2005 hace seguimiento y monitoreo a los cambios en la calidad de vida de los habitantes de Cartagena a partir de indicadores objetivos y de percepción ciudadana.

Con este último reporte mostraron un comparativo de más de 180 indicadores entre 2019 y 2021, con el que evidenciaron que algunos aspectos clave como educación, empleo, pobreza y seguridad no se han recuperado en la ciudad luego de la pandemia por Covid-19.

En educación el informe detalla que, aunque se ha aumentado la cobertura, no hay mejora en calidad, deserción y repitencia. “El 23% de los estudiantes que perdieron el año en 2021, no regresaron a estudiar este 2022”, precisan.

Además, basado en un estudio de la Universidad de Cartagena, el informe indica que el 80% de las sedes de colegios oficiales tiene problemas de infraestructura que requieren ser atendidos para garantizar condiciones óptimas en la prestación del servicio educativo.

Lea también en La W:

La pobreza, una de las materias pendientes de esta capital, sigue mostrando indicadores en rojo. “Aún hay 77.482 nuevos pobres que dejó la pandemia. A 2021, se logró revertir un poco el aumento en la pobreza monetaria. Aun así, se mantiene en niveles altos con el 40,4% de la población, lo que equivale a 421.746 cartageneros que no logran acceder a alimentación, vivienda y otros artículos de primera necesidad”, se lee en el informe.

Y sobre la pobreza monetaria extrema, Cartagena Cómo Vamos detalla que, aunque en 2021 la situación mejoró en comparación con 2020, sigue siendo mayor a los niveles antes de pandemia. “Con el 5,9% de la población, todavía hay 61.592 cartageneros que no logran cubrir al menos su alimentación al mes”. detalla.

Estos datos de pobreza tienen relación con el empleo o la ocupación de los cartageneros que, de acuerdo con el informe, aunque en 2021 con la reactivación la ciudad logró recuperar el número de empleos de antes de la pandemia, viene disminuyendo los niveles de ocupación.

“Para el trimestre abril-junio de 2022 se han perdido 30 mil puestos de trabajo en relación al mismo periodo de 2021”. Esa reducción de los puestos de trabajo responde a la pérdida de empleo en mujeres. “Para el trimestre abril-junio de 2022, por cada hombre que perdió su puesto de trabajo, 30 mujeres perdieron el suyo, esto al compararse con el mismo período de 2021”, precisa.

Y en seguridad, las alertas están encendidas por el aumento de homicidios, suicidios y muertes por accidentes de tránsito, que son evaluados como muertes violentas. “A pesar de la pandemia, los casos de muertes violentas en la ciudad muestran una tendencia creciente. Con la reactivación, el total de casos llegó a 462, un aumento del 8% en solo un año”, dice.

En 2019 se registraron 383 muertes violentas, en 2020 fueron 427 y en 2021 la cifra fue de 462. Ahora, durante el primer semestre de 2022 se han presentado 316 muerte violentas, “91 casos más que en mismo periodo de 2021, lo que representa un aumento del 40%”.

De esos datos el que está más disparado es el de los homicidios, si se tiene en cuenta que, en el primer semestre de este año (con 187 homicidios), “ya se han presentado 75 casos más que en el mismo periodo de 2021 (cuando fueron 112), un aumento del 67%”.

En salud no se ven avances en la mortalidad materno-infantil, mientras aumenta el embarazo adolescente y los casos de Dengue, Tuberculosis y VIH.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad