ContrarrelojContrarreloj

Internacional

Damnificados: el impacto del huracán Ian no tiene comparación

Camerino Gomez y su esposa Evelyn, narran los momentos aterradores que vivieron con el paso del huracán Ian en Fort Myers, Florida.

Damnificados: el impacto del huracán Ian no tiene comparación

Damnificados: el impacto del huracán Ian no tiene comparación

03:56

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://www.wradio.com.co/embed/audio/366/1664580901_380_cut/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Damnificados por el huracán Ian en Florida. Foto: cortesía.

“Cuando abrieron las ventanas se veían cosas volando en el aire”. Así recuerdan Camerino y Evelyn que son residentes de North Fort Myers, una de las áreas más afectadas por el paso del huracán Ian que toco tierra como un temible Categoría 4.

Ellos tienen 8 hijos: 3 de Camerino, 4 de Evelyn y una pequeña de dos años que tienen en común. Su primer instinto al enfrentar la amenaza del huracán Ian fue identificar el refugio más vacío con el fin de encontrar un albergue que pudiera refugiar a esta numerosa familia.

En preparación para la llegada del huracán, Evelyn y Camerino se dieron cuenta que no tenían suficiente gasolina para evacuar su zona de residencia, como usualmente lo hacen. Cabe recordar que ante un huracán como el que tocó tierra en la Florida, la gasolina se convierte en un tesoro añorado y se vuelve escasa.

Es así como Camerino y Evelyn deciden que lo más seguro que pueden hacer para proteger sus vidas y las de sus hijos es salir a un refugio.

Aunque la estructura de este refugio no los permite sentir los rugidos de la tormenta como hubiera pasado en su casita móvil, la vista desde la ventana era aterradora, según la describen Evelyn y Camerino.

Pero nada iba a prepararlos para presenciar los daños que iban a observar al salir de este refugio. Camerino relata que salió con sus dos hijas mayores y que los tres se armaron de valor para salir y enfrentar el “después” del huracán Ian.

Lea también:

“Yo quedé espantado… Le dije a Dios que cuidara mi “trailita” pues nosotros vivimos salvos ahí”, recuerda Camerino.

“Él me llamó y me llamó llorando”, cuenta Evelyn. “Porque cuando (Camerino y las hijas) salieron, todo estaba destruido”.

Camerino, en medio de una voz que tiembla y unos ojos llenos de lágrimas, recuerda que al salir del refugio vio muchas cosas. Iba en su auto con sus hijas y recuerda las impactantes imágenes al pasar por un puente.

“Vimos cosas inundadas, vimos personas que estaban flotando ahí en el agua… Y yo lo vi todo, pero me quedé callado porque estaba con mis hijas”.

Camerino, oriundo de México y Evelyn, oriunda de El Salvador, regresaron a su casa móvil el viernes después de que Ian azotara el oeste de la Florida.

Su llegada fue felicidad, pero también angustia, pues aunque su casa estaba en buenas condiciones, presentaba algunos daños en el techo y las puertas abiertas por los vientos. Su alrededor ahora está lleno de destrucción.

La pareja se conmueve al pensar en el gran reto que enfrenta su comunidad, pero guardan la esperanza de estar vivos, de estar juntos y estar en casa.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad