Escuche ahora

Amanecer W

con Wendy Lazcano y Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Conductores llevan dos noches y tres días estacionados en la vía Villavicencio

Los conductores han pasado dos noches y tres días en la carretera a la espera de que se restablezca el paso.

Conductores llevan dos noches y tres días estacionados en la vía Villavicencio. Foto: Colprensa

La vía Villavicencio completa tres dias Paralizada por cuenta de nuevos derrumbes de tierra provocados por lluvias en el los kilómetros 35, 58, 64 y 82. 

La fila de camiones y mulas llega hasta el sector del Uval, a tan sólo un kilómetro del peaje del Boquerón.

“Estoy desde ayer a las 4 de la mañana, llevo panela, guanábana y aguacate que están a punto de comenzar perderse. Llevo un promedio de 22 millones de pesos en las cinco toneladas que llevo de carga”, relató Mauricio Hernández, uno de los conductores afectados. 

Nos tienen en el borde de la quiebra los peajes son los más caros del país y apenas llueve esta es la peor carretera del país”, agregó. 


 

Mientras se restablece el paso por esta vía, los conductores se ven obligados a pasar la noche en sus vehículos. 

“Muy incómodo porque hace mucho frío, sin baños. Yo voy para Villavicencio y toca esperar a que haya paso”, dijo Jhon Fredy Mora quien lleva en su vehículo cilindros de nitrógeno que ya se están perdiendo la compresión.

Llevo 20 horas acá en el trancón, llevamos un trasteo y abono, estamos con un niño pequeño entonces nos perjudica”, dijo otra de las ciudadanas que espera que se habilite el paso. 

Sumado a la preocupación por las millonarias pérdidas y lo que reprsen ta pasar días enteros en la vía, también hay problemas de seguridad en puntos como Yomasa y Alfonso López. 


 

Hay que tener mucho cuidado porque ha habido compañeros que están esperando en la carretera a los que los han atracado con revólver,  les han quitado Plata y celulares”, dijo Raul Aguas conductor de un Camión que lleva fertilizantes. 

Mientras tanto, los vendedores informales aprovechan para vender tinto, aguapanela, desayunos y almuerzos.  

“Vendo papa y gallina caqueseña, llevo más de 20 años trabajando en la vía Bogotá- Villavicencio porque cada vez que hay un derrumbe a mi me llaman y yo preparo la gallina, vendo también queso con bocadillo, maní”, contó Liliana Torres, quien agregó que con el pasar de los días bajan las ventas porque los conductores se van quedando sin dinero para comprar. 

Los afectados por el nuevo cierre de la vía le piden al Gobierno soluciones definitivas, pues la ata situación se repite con frecuencia.