Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fracking, catastrófico e irreversible para Colombia: Contraloría

En un estudio de más de 200 páginas, conocido en primicia por La W, la Contraloría alerta sobre riesgos ambientales, sociales e incertidumbre jurídica de esta técnica.

Un estudio de la Contraloría sobre fracking advierte que resulta indispensable tomar precauciones adicionales. Foto: Getty Images

Un hito en la historia del fracking sería este estudio que tiene el equipo económico de La W en primicia y que califica como catastrófica e irreversible esta técnica de yacimiento no convencional para el país.

¿Qué opina el Ministerio de Minas?: El fracking es una decisión trascendente para Colombia: María Fernanda Suárez

Por quinta vez, la Contraloría General de la República, y esta vez con un estudio de más de 200 páginas, firmado por el excontralor general Edgardo Maya y por el contralor actual Carlos Felipe Córdoba, reitera que el fracking está insuficientemente estudiado, por lo que el Estado definitivamente no está preparado para él.

(Le puede interesar: Desarrollar pilotos de fracking en Colombia dejaría billonaria rentabilidad fiscal)

Este estudio revisa las terribles consecuencias que ha traído esta técnica en varios países del mundo, con casos específicos de derrames, incidentes con tuberías, altos niveles de contaminación, etc. Y al centrarse en Colombia, advierte fuertemente que resulta indispensable tomar precauciones adicionales, profundizar a un mayor nivel de conocimiento sobre la vulnerabilidad de los ecosistemas y sobre los impactos de las nuevas técnicas así como la preparación adecuada de la institucionalidad responsable del control y vigilancia de las actividades para incrementar su capacidad de actuación. Todo esto, reitera, antes de desarrollar una política pública cuyos resultados pueden ser nefastos.

Miremos los detalles. Colombia, dice el ente de control, cuenta con unas particularidades geoambientales que deben ser estudiadas a fondo a fin de evitar riesgos ambientales ante un eventual desarrollo de la exploración y explotación de yacimientos no convencionales en sus cuencas sedimentarias de interés.

A lo que se suma que la gestión del recurso hídrico subterráneo en las zonas de interés de desarrollo de yacimientos no convencionales suscita gran expectativa, no solo por lo que representa en términos de abastecimiento, sino por los riesgos ambientales a los cuales podrían verse expuestos los acuíferos en las etapas de exploración y explotación, debido al grado de desconocimiento que se tiene de los mismos.

(Lea también: Implementación de fracking aumentaría inversión durante los próximos diez años)

El estudio cita fenómenos naturales o actividades que podrían darse teniendo en cuenta factores internos y externos. Por ejemplo: el manejo transporte, almacenamiento y uso de sustancias peligrosas (químicos, lodos, aceites, fluidos) empleados para fracturación hidráulica en superficie, y cuyos factores internos y externos pueden ser roturas de tanques, fallas en equipos, Rotura de geomembranas, sobrellenados accidentales… también la carencia de información con respecto a la frecuencia, cantidad y concentraciones de los productos químicos utilizados en el fracturamiento.

Y ahora hablemos de otro gran problema: la incertidumbre jurídica. Al día de hoy, resalta la Contraloría, se han generado 16 normas relacionadas con la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, de las cuales 14 tienen injerencia en el componente técnico-ambiental y 2 en el componente administrativo: En orden decreciente, el Ministerio de Minas y Energía ha proferido 5 normas, seguido de la ANH, con 4 normas; el Minambiente, con 3 normas, el Servicio Geológico Colombiano, 2 normas y el Departamento Administrativo de la Presidencia, 1 norma.

Y lanza una fuerte crítica a una entidad: dice el ente de control que la ANH adjudicó Bloques para la exploración y producción de Yacimientos No Convencionales en la Ronda 2014, sin tener un marco regulatorio ambiental ni el conocimiento básico que permitiera definir restricciones ambientales sobre la implementación del fracking para la explotación de dichos yacimientos, conllevando a riesgos ambientales o al establecimiento de escenarios futuros de reclamación o desistimiento por parte de los titulares de estos Bloques.

Como este hay muchísimos detalles más que ya pueden ser consultados en nuestra página web, y a los que les dedicaremos una serie de entregas. Lo cierto es que este estudio, conocido en primicia por La W, marcaría pauta en las autoridades jurídicas que evalúan el tema e incluso, en el mismo Gobierno.

Presentación previa del documento adjunto: