Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Gobierno tiende a decir que implementará los acuerdos, pero eso no está pasando: Jaramillo

En entrevista en la cadena CNN con Christiane Amanpour, el exnegociador de paz del gobierno colombiano, Sergio Jaramillo, dio duras declaraciones en contra del proceso de paz.

El exnegociador de paz del gobierno colombiano, Sergio Jaramillo. Foto: Colprensa

Afirmó que el "diálogo no solo era sobre el desarme de las FARC, ya que ninguna guerrilla negocia solo su desarme, sino más", por lo cual se acordó un programa de desarrollo rural, abordando de manera diferente el problema de las drogas, y también de participación política, y que todos esos factores que no tienen que ver con la transformación de las FARC están haciendo mucho menos.

Al preguntarle con qué parte no estaba de acuerdo, Jaramillo respondió que "el gobierno tiende a decir que implementará los acuerdos, pero que cuando se mira lo que realmente está pasando, eso no es lo que ocurre", argumentando que, por ejemplo, no se han distribuido las tierras a los campesinos.

Con respecto a qué no amar de un proceso de paz, Jaramillo dijo que "que la política no está en sincronía con la paz", y "que hay una diferencia entre el presidente, quien para él está atrapado, y su propio partido, que es una minoría, no tiene una mayoría en el congreso y fue construido en posiciones muy radicales y que el gobierno intenta, pero el partido jala en su propia dirección, brindando mucha inestabilidad al proceso de paz".

Por último, se refirió al referendo de 2016, recordando que se perdió por un margen muy pequeño, afirmando que "evidentemente no se hizo un buen trabajo preparando a los colombianos para lo que esto significaba".

Agregó que aquellos que se oponían, entre ellos, el expresidente Uribe, decía que "no estamos en contra de la paz y de las negociaciones, pero tenemos objeciones y queremos modificaciones. No rompan las negociaciones, pero queremos las modificaciones" y que cuando el plebiscito se perdió, les dijeron qué querían modificar, explicando que se sentaron con ellos durante un mes, incluyendo una semana en el Ministerio del Interior, trabajando en un documento conjunto de 60 puntos que querían modificar, por lo cual se renegociaron 58 de esas 60 cosas con las FARC después de perder.

Al final, concluyó que fue muy difícil porque para las FARC eran solo concesiones para el Gobierno, pero que no era suficientemente bueno porque el expresidente Uribe ya había construido una base política con este resultado y que "no iba a ir por un sacudón de manos diciendo 'bien hecho'.