Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Yamit Palacio


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

A tres años del atentado al C.C. Andino, víctimas continúan esperando justicia

Las mujeres sobrevivientes y familiares de las víctimas mortales dicen que no han recibido atención estatal.

Personas que se vieron afectadas por el atentado de hace tres años, denunciaron que las autoridades no han ayudado a esclarecer la verdad.. Foto: Colprensa

A tres años del atentado en el Centro Comercial Andino, que dejó tres mujeres fallecidas y más personas heridas, en Sigue La W hablaron los familiares de las víctimas acerca del proceso para que se cumpla justicia contra quienes llevaron a cabo este deplorable hecho.

Uno de los familiares fue Marlén Ovalle, madre de Paola, quien falleció en el atentado. Marlén dijo que, a día de hoy, “no he sabido nada del caso ni de los capturados”. También expresó que “a nosotros no nos han declarado como víctimas, y el Gobierno no nos aporta ayuda de ninguna especialidad”.

 “Todo quedó en la impunidad. La ley en este país es de mala calidad, es lo peor que hay aquí”, aseguró la madre de la fallecida. “Lo único que sé es que perdí a mi hija. En mí no hay paz ni tranquilidad. No sé si algún día haya paz o justicia”.

Acompañando a Marlén estuvo Julieth Jaime, hermana de Paola, quien afirmó que el proceso para buscar justicia e indemnización ha sido largo. “Hemos venido trabajando de la mano con algunos entes” como la Personería, la Defensoría, y la Unidad de Víctimas. “El Estado se demora, y dice que aún no pueden responder porque hay un juicio contra unas personas. Ni el Estado ni el Centro Comercial hacen nada”, dijo, añadiendo que es el Centro Comercial el que más “ha fallado”.

Por su parte, Rodolfo Velásquez, hijo de María Aura García y Roberto Velásquez, quienes resultaron lesionados en el atentado, manifestó que sus padres “tienen secuelas psicológicas, daño post-traumático y daño en sus oídos” por su condición de tercera edad. “Milagrosamente están vivos”.

Según Rodolfo, “al principio hubo una atención diligente”, puesto que las autoridades del “impulsaron la atención médica”, incluyendo la de sus padres. “Sin embargo, esa atención empezó a desvanecerse. No hubo atención o acompañamiento para las demás personas”. “Después de tres años se ha dejado en el olvido”, aseguró.

“En la última reunión con la Unidad de Víctimas, a Pilar Molano, quien perdió la pierna por el atentado, le dijeron que no es víctima de terrorismo. Ninguna persona, ni a los familiares de los que fallecieron, ha recibido un solo peso de indemnización. Sentimos total abandono e indiferencia por parte de las autoridades”, explicó.

Francisco Bernate, abogado representante de las víctimas del atentado, aseveró que, después de tres años, “no se ven materializados los resultados”. “Es increíble que uno deba acudir a una acción de tutela para que las víctimas sean reconocidas como víctimas de terrorismo y del conflicto armado del país”.

Según su testimonio, los afectados han sido “muy maltratadas de manera sistemática por la Unidad de Víctimas”. A su vez, agregó que “el proceso fue traumático porque a todas estas familias les tiraron la puerta por la cara, los maltrataron y las comunicaciones rayaban en lo ofensivo”. A las víctimas tampoco “se les dio auxilio económico ni psicológico”.