Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Especial de crimen organizado en Bogotá | Capítulo 3: Alcohol adulterado y pólvora

Este comercio ilegal sucede en las calles de San Victorino, a la vista de funcionarios de la Policía Nacional.

Venta ilegal de alcohol adulterado y pólvora sucede en las calles de San Victorino, a la vista de funcionarios de la Policía Nacional. Foto: Getty Images

Si se los perdió:

La W visitó el centro de comercio de San Victorino en Bogotá, donde encontró en las calles, y a plena vista de funcionarios de la Policía Nacional, la venta de pólvora de tercera categoría que está prohibida por su peligrosidad.

El Instituto Nacional de Salud reveló que en Colombia ya son 196 los colombianos lesionados por la manipulación de pólvora en lo corrido de este mes. 100 de ellos son menores de edad, mientras que los 96 restantes son mayores de 18 años.

Audio 1

En más del 94 por ciento de los casos se tiene reporte de quemaduras, seguido de laceraciones, contusiones, amputaciones y daños oculares. El llamado de las autoridades de salud es evitar exponerse al uso de pólvora, especialmente a los niños.

De acuerdo con los datos entregados por el Instituto Nacional de Salud (INS), los artefactos que ocasionan las afectaciones son los totes, voladores, cohetes y volcanes.

Audio 2

La Federación Nacional de Pirotécnicos, una organización encargada de manipular fuegos artificiales, advirtió millonarias pérdidas por la prohibición a la venta de pólvora en ciudades como Bogotá.

Además, denunciaron que existen grandes diferencias entre productos pirotécnicos legales y productos informales clandestinos que son vendidos ilegalmente en la capital de la República.

En su visita a San Victorino, La W encontró que a la venta ilegal de pólvora se le suma la venta de licor adulterado.

Audio 3

Según las cifras, en lo que va corrido del año 2017, la Policía Nacional ha incautado 207.784 litros de licor por un valor de 3.283 millones de pesos.

Este comercio ilegal sucede en las calles de San Victorino, a la vista de funcionarios de la Policía Nacional.