Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cúpula de las Fuerzas Militares responde al escándalo de presuntas chuzadas

El general Luis Fernando Navarro y el general Eduardo Zapateiro hablaron en La W sobre los supuestos seguimientos ilegales.

En ninguna parte de nuestro reglamento están fundamentadas este tipo de conductas: general Eduardo Zapateiro. Foto: Colprensa

El pasado 1° de mayo, revista Semana publicó una investigación en la que revela una serie de supuestos casos de espionaje ilegal por parte del Ejército Nacional. En dicho informe, llamado 'Las carpetas secretas', se da a conocer que, entre diciembre de 2019 y febrero de 2020, cerca de 130 periodistas, políticos, exministros, líderes sindicales y funcionarios públicos habrían sido objeto de estas operaciones.

Ante estas revelaciones, el Ministerio de Defensa emitió el Decreto 616 de 2020 para llamar a calificar servicios a un grupo de uniformados del Ejército que estarían vinculados a estas irregularidades al interior de la institución. En esta resolución, firmada por el ministro Carlos Holmes Trujillo, se retiró de la institución a once miembros, entre quienes se encuentran:

  • Los coroneles: Milton Eugenio Rozo Regado, Hugo Armando Díaz Hernández, Juan Pablo Prado Torres, Julio Tobías López Cuadros y Helmon René Ramos Naranjo.
  • Los mayores: Eduardo de la Torres Díaz, Hernán Rolando Villamil Ortegón y Mauricio Quintero Arias.

Posteriormente, el presidente Iván Duque exigió investigar a fondo y adoptar sanciones severas contra estos once militares.

El general Luis Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas Militares, y el general Eduardo Zapateiro, comandante del Ejército Nacional, hablaron en La W sobre estas investigaciones.

De acuerdo los altos oficiales, los hechos son materia de investigación y se están adelantando las indagaciones respectivas para dar respuesta con prontitud a estos casos que enlodan el nombre de las Fuerzas Militares. Así, indicaron que habrá cero tolerancia frente a cualquier caso irregular por parte de uniformados y que transgreda las normas y leyes establecidas en la institución.

"Así como lo aseguró nuestro presidente Iván Duque, habrá cero tolerancia en actos de corrupción, por lo que avanzaremos con las investigaciones para que caiga todo el peso de la ley sobre los responsables de estos hechos” indicó el general Navarro.

Los uniformados reiteraron que desconocen para quiénes se estarían realizando estos seguimientos y perfilamientos desde la institución, por lo que garantizan que se agilizarán las investigaciones para entregar resultados contundentes a la sociedad.

Así mismo, recordaron que, como resultado de las averiguaciones que se han hecho desde finales del 2019 y siguiendo instrucciones del presidente, se anunciaron decisiones tales como la salida de los 11 oficiales del Ejército en virtud de una decisión administrativa interna.

A su vez, agregaron que las indagaciones disciplinarias y penales deberán continuar con todo rigor y prontitud. Así lo manifestó el general Zapateiro: "Eso es lo que ha reclamado con insistencia el presidente durante estos meses y en eso seguimos avanzando".

Finalmente, sobre los alcances de este caso frente las relaciones bilaterales que sostienen Colombia y Estados Unidos, el general Zapateiro manifestó: "Tengo fe de que los colombianos van a enterarse hasta el último detalle de lo que está ocurriendo (...) lógicamente me preocupa todo lo que está pasando, son relaciones de muchos años atrás (con EE.UU.)".

Cabe recordar que, según Semana, el Ejército habría recolectado datos personales como direcciones de domicilio, teléfonos, correos electrónicos, información de familiares, fuentes periodísticas y contactos de los interceptados, haciendo uso de herramientas informáticas y de software. Incluso se conoció que los perfiles de las personas mencionadas contienen hasta detalles como infracciones de tránsito y puestos de votación.

La investigación de la revista fue soportada por testimonios de más de diez fuentes, entre las que se incluyen miembros del Ejército involucrados en las operaciones de espionaje.