Escuche ahora

Vidas W

Con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El país no puede volver al Ejército del “todo vale”: Ernesto Samper

El expresidente habló en La W sobre las Fuerzas Armadas y dijo que, si no hay una claridad institucional sobre los delitos sexuales, sucederán más casos como el de la menor embera.

A las instituciones las hace respetables que tengan la capacidad de enmendar sus errores: Ernesto Samper. Foto: Colprensa

A través de una dura carta, el comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, se dirigió al expresidente de la República, Ernesto Samper, en respuesta a sus señalamientos sobre las supuestas fallas en la formación de los soldados que han propiciado los abusos sexuales por parte de uniformados. Esto, a propósito de los casos de abuso contra menores de edad que se han registrado en diferentes zonas del país en las últimas semanas.

A través de su cuenta de Twitter, Samper expresó: “Siguen apareciendo casos de abusos sexuales de miembros de las FFAA sin que hasta el momento exista condena. Me sigue pareciendo que, al margen de lo judicial, existe al interior de las fuerzas una desatención en la tarea de formación ética y en DDHH de soldados y policías”.

En la misiva, el general Zapateiro advierte que, hasta la fecha, “nunca” había tenido conocimiento de una situación de tal magnitud.

Al respecto, el uniformado escribió: “Nadie me ha informado sobre la existencia de semejantes contenidos en los planes de formación de nuestros soldados, al consultar con los responsables dentro de las dependencias de la institución, me afirman que eso no es cierto”.

Frente a la respuesta de Zapateiro, Samper sostuvo en diálogo con La W que las Fuerzas Armadas deben educar a los soldados para que no se repitan casos como el de la menor embera de 13 años que fue abusada por nueve soldados.

“Las fuerzas armadas tienen la responsabilidad institucional de formarlos y prepararlos (a sus soldados) para que no cometan este tipo de actos”, afirmó el exmandatario, quien agregó que las “manzanas podridas” –como han sido calificados los autores de estos incidentes– es una teoría que no cabe en instituciones como el Ejército Nacional.