Escuche ahora

Música de hoy y siempre [sábados]

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Falso testigo contra antiguas Farc habría pertenecido a las Autodefensas

Los operativos de extinción de dominio contra presuntos testaferros de las Farc están basados en testimonios de un falso testigo que nunca fue guerrillero pero sí paramilitar.

Se trata de Fernando Bahamón Céspedes, hoy en día protegido por la Fiscalía y quien se encuentra gozando de su libertad. Foto: Getty Images

Se trata de Fernando Bahamón Céspedes, hoy en día protegido por la Fiscalía General de la Nación y quien se encuentra gozando de su libertad.

Su testimonio ha sido clave en sonados procesos de lavado y extinción de dominio, como el de la familia Chaux en el Meta, el de la familia Falla en el Huila y el de la familia Parra en Cundinamarca. Además, también está involucrado en el caso contra Mauricio Parra, vinculado al homicidio de Mauricio Orjuela –dueño de Surtifruver– y el homicidio de un abogado en Pitalito (Huila).

(Le puede interesar: Corte dice que testigo del caso Supercundi no perteneció a las Farc)

Sin embargo, La W conoció en exclusiva un documento enviado por la Fiscalía de Eduardo Montealegre a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la masacre de La Rochela y en el que certifica que este testigo fue miembro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Bahamón Céspedes declaró bajo juramento, ante el fiscal 35 de Extinción de Dominio, Carlos Nicolás Sotomonte, haber sido guerrillero de la columna Teófilo Forero y jefe de seguridad de la zona de distensión. Sin embargo, está comprobado que no perteneció a las Farc, sino que, en realidad, se trata de un ex paramilitar que mintió en sus declaraciones ante la justicia

En el año 2009, la Corte Suprema de Justicia incluso lo catalogó como un “testigo mentiroso” en el proceso que se adelantó contra los excongresistas Carlos Julio González Villa y Luis Enrique Duzán López.

“El señor Bahamón Céspedes estuvo privado de la libertad en la ciudad de Neiva entre agosto de 1998 y enero de 2002 cuando fue remitido a la cárcel La Modelo de Bogotá, por lo que resulta imposible que durante el año 2000  hubiera podido fungir como jefe de seguridad de la zona de distención y presenciar allí los proclamados encuentros entre los congresistas y dirigentes de las Farc”, dice la Corte en una sentencia del caso de los congresistas González y Duzán, en el que Bahamón fungió como testigo.

Llama la atención que el fiscal Sotomonte haya omitido la advertencia de la Corte Suprema de Justicia y del escrito ante la CIDH, y haya dado credibilidad a las declaraciones de Bahamón Céspedes incluyéndolo en varios los procesos que se adelantan contra presuntos testaferros de los bienes de las antiguas Farc.

Hace dos semanas, José Hugo Chaux, acusado de ser testaferro de Farc, quedó en libertad y el juez del caso ordenó investigar al falso testigo Fernando Bahamón Céspedes. Así mismo, el pasado 27 de agosto del 2018, un juez de Bogotá ordenó compulsar copias ante la Fiscalía Delegada ante el Tribunal Superior de Bogotá, para que investigue al fiscal Sotomonte por presuntamente haber incurrido en inconsistencias en la presentación de testigos y pruebas.

El fiscal Sotomonte, líder del grupo de trabajo para el conocimiento de las investigaciones  en contra de los bienes adquiridos de las antiguas Farc, fue nombrado en ese cargo en septiembre de 2017 por Andrea Malagón, exdirectora de la Unidad de Extinción de Dominio. Cabe señalar que ella es hoy investigada por presuntamente estar involucrada en un cartel de extinción de dominio, donde también fue mencionado Julián Quintana, exdirector del CTI.

Con esto, no solo se ponen en duda los procesos de extinción de dominio contra presuntos testaferros de Farc sino que además se incumplió la sentencia de la CIDH en el caso La Rochela que ordenaba a los fiscales y jueces verificar que los supuestos miembros al margen de la ley sí pertenecieran a esas estructuras.