Escuche ahora

W Fin de Semana

Con Juan David Cardozo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Reclusos intentan cerrar su pasado a través de tejidos y bordajes

Deisy León, profesora del laboratorio hombres bordadores, comentó que cada bordaje está lleno de historias, de amor por sus familias y lleno de segundas oportunidades.

Una vez lo hombres están en el laboratorio cambian su mentalidad, para ellos es un orgullo ser un hombre bordador: Deisy León, profesora del laboratorio hombres bordadores. Foto: Agencia Anadolu

Daissy León, profesora del taller “Hombres Bordadores”, habló sobre la exposición del libro bordado a mano hecho por reclusos que además estará en la feria de arte de Barcú.

Inicialmente, León mencionó que el proceso de enseñarles a bordar “es muy bonito en el que ellos se descubren, conocen un talento que siempre han tenido ahí pero que estaba oculto” y además dijo que es un proceso que les ha permitido crecer en equipo.

Asimismo León expresó que “una vez lo hombres están en el laboratorio cambian su mentalidad, para ellos es un orgullo ser un hombre bordador” y destacó que “cada bordaje está lleno de historias, de amor por sus familias y lleno de segundas oportunidades”.

“Las segundas oportunidades son muy importantes porque les permite reconocerse más allá de la etiqueta de un error, eso es a lo que le ha apostado este proceso”, puntualizó.

León aclaró que ella no suele preguntarle a los reclusos sobre sus vidas pasadas ya que “me parece que es una etiqueta, pero con el tiempo ellos mismos son los que cuentan sus historias; es como una catarsis”.

Lea en La W: