Escuche ahora

Vidas W

Con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Triunfo del no en el plebiscito: una herida que no sana

Tres años después del Plebiscito por la Paz y el triunfo del No, ¿cómo está Colombia? ¿Cuáles fueron las consecuencias de este proceso?

Tres años después del Plebiscito por la Paz y el triunfo del No, ¿cómo está Colombia? ¿Cuáles fueron las consecuencias de este proceso?. Foto: W Radio

Tres años después del Plebiscito por la Paz y el triunfo del “No”, ¿cómo está Colombia? ¿Cuáles fueron las consecuencias de este proceso? Sergio Araújo, Guillermo Rivera, Rafael Nieto y Aída Avella intentaron responder a estos interrogantes.

En primer lugar, Avella dijo que “tres años después la paz está completamente desprotegida, no hay implementación. Tengo la sensación de que de todas formas la quieren volver trizas”

Además, aseguró que para ella hubo un empate técnico en el Plebiscito. A lo que Araujo le respondió que eso del empate técnico en el Plebiscito “es retórica. Ganar es ganar”.

Nieto, añadió a la discusión que “hay una erosión en la legitimidad y las instituciones. Se le hizo "conejo" a la voluntad popular. En democracia no hay empates técnicos”.

De igual forma, Avella destacó que el proceso de paz trajo “cosas muy positivas, como la tranquilidad que llegó a muchos sectores aunque hoy esté siendo ocupados por grupos paramilitares”.

Rivera se adhirió y afirmó que “el país es otro después del Plebiscito. Tenemos problemas, sin duda, pero sí somos un país mejor que antes del Acuerdo”.

“Después del Plebiscito, vino la renegociación con el "No". Nuestra memoria es frágil. Realmente hubo un acuerdo entre ambos delegados, desafortunadamente el senador Álvaro Uribe no lo avaló” añadió.

Ante esto, Araujo dijo que, “No hubo ningún momento en que Álvaro Uribe dijera que no estaba de acuerdo. Creo que nosotros sí teníamos que hablar con las Farc porque habíamos ganado. Me parece que Uribe se equivocó en eso”.

De otro lado, para Rafael Nieto, el plebiscito generó “consecuencias no deseables después del Plebiscito. Quedó una división de forma y fondo, y se tradujo en una polarización que no se resolverá a mediano plazo”.

También Avella expresó sus preocupaciones respecto a las declaraciones de Iván Duque, “cuando afirma que no reconocerá los acuerdos. Está desconociendo las instituciones, ¿entonces no se reconoce a sí mismo? En este afán de volver trizas el acuerdo de paz, los prefieren "dando bala" como dice Álvaro Uribe. Él es el presidente”.

Sobre esto, Araujo respondió que “no se  puede decir que el presidente Duque es un mandadero y más cuando ha garantizado el mantenimiento de los ETCR. Aquí hay un presidente en ejercicio”.

“Yo creo que los uribistas tienen que darse cuenta que tienen un presidente que no lo es. Pienso que aquí hay necesidad tener un presidente que sea capaz de trabajar por la paz” puntualizó Avella.

Finalmente Nieto dijo que “no ha habido posconflicto, realmente nunca terminamos el conflicto. Aquí hubo un posacuerdo”, mientras que Rivera discrepó “no se consiguió la paz absolutamente (...) hay muchos asuntos por resolver, como el narcotráfico, pero no podemos decir que el acuerdo haya sido un fracaso”.