Escuche ahora

El Leit Show

Con Carlos Montoya, Daniela Arias, Eduardo Peña, Esteban Vásquez y Edgar Ibarra


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Gobierno tiene abandonado al sector gastronómico: Ricardo Cobos

El director del restaurante y escuela culinaria Sommelier Soy Yo habló en La W del impacto que ha tenido el coronavirus en su negocio.

La presentación de la comida y la vivencia del lugar es lo que le queda a uno: Ricardo Cobos. Foto: Getty Images

Ricardo Cobos, dueño del restaurante y escuela culinaria ‘Sommelier Soy Yo’, ubicado en Mosquera (Cundinamarca), habla sobre las dificultades que ha atravesado su negocio en los últimos meses por cuenta del coronavirus.

Así, el sommelier, quien también trabaja para Norwegian Cruise Line, se formó en el exterior y apenas cuatro meses antes de la pandemia decidió abrir su negocio en Mosquera, advierte que es mentira que los domicilios estén salvando a los restaurantes en medio de la emergencia.

“Yo ofrezco experiencia, los domicilios para esta clase de comida no sirven. Claro, sirven para mantener un poco a los empleados, pagar arriendos y servicios públicos, que no han dado tregua, pero estoy a punto de decir: no puedo más”, relata el empresario.

Además, Cobos manifiesta: “En Colombia tenemos la ventaja de tener afluencia de vinos de todo el mundo. Lamentablemente, para muchas personas sigue siendo una actividad de cierta élite y eso no es así. El mejor vino es el que a usted le gusta (…) hay tantas cosas detrás del vino que es maravilloso”.

“La presentación de la comida y la vivencia del lugar es lo que le queda a uno. Comer, uno come en cualquier parte: la casa, el carro, donde sea. En el tiempo que la comida tarda en llegar a la casa desde el restaurante ya ha perdido los sabores y la presentación (…) el domicilio es para una hamburguesa o una pizza”, relata, al defender la presencialidad en los restaurantes.

Así, el sommelier destacó las labores del alcalde de Mosquera para que se realicen pilotos de reapertura de restaurantes en el municipio y relata que su negocio es bastante amplio, por lo que redujo a un 40% el aforo.

“Un restaurante, para mí, tiene mínimo riesgo de contagio (…) la gente solo nos puede ayudar con palabras de aliento, porque el Gobierno Nacional tiene totalmente abandonado al sector gastronómico. Creen que un domicilio reemplaza una mesa, y eso jamás será así”, indica.