Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Por qué la crisis del coronavirus ha acelerado la historia del mundo?

Las relaciones entre China y Estados Unidos, la democracia, América Latina, la Unión Europa y la búsqueda de la vacuna le han puesto velocidad a sus procesos.

Porque la crisis del coronavirus ha acelerado la historia del mundo. Foto: Getty Images

Debido a las medidas que han tenido que implentar los gobiernos mundiales por la crisis que ha generado la pandemia del coronavirus, muchos procesos se han tenido que acelerar.

Uno de los ejemplos más claros es el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19 debido a la pronta necesidad con la que se requiere para contener y mitigar el virus. Por esa razón se debe saltar algunas etapas de prueba para hacerla posible. Al igual de la cantidad de recursos que se destinan e invierten para esta investigación. 

Otro caso, es la tecnología para la vigilancia individual de síntomas de la enfermedad que empezó a utilizarse en países autoritarios, como China, pero cuyo uso se está extendiendo a algunas democracias.

En ese sentido, el doctor Richard Haass, presidente del Council of Foreign Relations, uno de los centros de estudio más importantes de Estados Unidos, expuso la tesis de que, más que cambiar la historia mundial, la actual epidemia de COVID-19 la está acelerando en un artículo de la revista 'Foreign Affairs', que publica el 'think thank' (laboratorio de ideas) el cual dirige, y titulado 'The Pandemic Will Accelerate History Rather Than Reshape It' (Más que remodelarla, la pandemia acelerará la historia).

En esta publicación sostiene que "significa que hay momentos de tanta tensión y concentración de fuerzas que la historia sencillamente se acelera. Lo que el mundo está viviendo debido al COVID-19 es obviamente terrible y extraordinario".

Expone que lo que se vivía antes de la pandemia, tal como las tendencias, va a tomar más velocidad, "se volverá pronunciada y dominante", sin necesidad de que la historia cambie su curso. 

El liderazo de Estados Unidos

Para Haass, Estados Unidos desde la administración de Obama y mucho más en la de Trump, se ha retirado de su tradicional rol de de liderazgo en el mundo. Ese puesto poco a poco lo ha venido ocupando Medio Oriente.

Además, se ha retirado de varios acuerdos internacionales, le falta cercanía con  aliados internacionales e interés en como se gobierna el mundo. Además, no está de acuerdo con de la decisión del presidente Trump de detener la financiación para la Organización Mundial de la Salud.

La situación será como en la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos tiene muy poco apetito para asumir el liderazgo internacional. Muchos de sus recursos se destinaran para consumo interno.

"Entonces las cosas se pueden ir a la deriva", se lee del experto. Tal vez haya una recesión prolongada o incluso una depresión económica.

Relaciones China y Estados Unidos

La relación entre los dos países más poderosos e importantes del siglo XXI ya venía deteriorándose. Es probable que sea aún más como consecuencia del COVID-19 cuando EE.UU. y otros países culpen a China por lo que ha pasado.

La democracia mundial

Después del fin de la Guerra Fría se fortaleció la democracia alrededor del mundo. Sin embargo, ese proceso empezó a retrasarse hace 15 años, por lo tanto, es posible que muchos gobiernos usen esta crisis para fortalecer su poder, debilitar a la sociedad civil y el sistema de 'checks and balances' (pesos y contrapesos) como una forma de ejercer el control de la democracia, así se podrá volver más frágil. 

Las demandas por ayuda económica y seguridad a causa de la crisis que se vive, le suman un nuevo grado de estrés a los sistemas políticos que obtiene todo tipo de reacciones.

En cuanto a los países no democráticos, como Rusia o China, posiblemente se vuelvan más autoritarios.

Se vió en China con el encubrimiento inicial de lo que estaba sucediendo. No se sabía lo que ocurría allí en diciembre, y la posibilidad de conocer la verdad se ha reducido por los esfuerzos de ese Gobierno.

La Unión Europea

Igualmente, Haass plantea que el proyecto europeo estaba quedándose sin vapor, "lo vimos con el Brexit y con la falta de consenso dentro de Europa sobre el futuro", señaló. 

Con esta crisis se observa la verdadera división entre Europa del norte y del sur.

Además de los retos internos en lugares como Italia, que debilitará a algunos países en su voluntad de ser parte de la Unión Europea.

También se observó con la poca voluntad de compartir equipos de protección y con nuevos límites para que la gente pueda cruzar las fronteras. Todo en contra de la letra y el espíritu de la Unión Europea.

América Latina

Para Haass Latinoamérica empieza con una gran ventaja: es una de las pocas partes del mundo que no está definida por la geopolítica, contrario de Asia, Europa o el Medio Oriente.

"No nos levantamos cada día preocupados por Brasil y Argentina, o Colombia y Chile enfrentándose en una guerra", manifiesta. 

Los grandes retos para América Latina son sobre todo internos: buen Gobierno y la relación entre el sector público y el privado, que venía de antes. 

 

 

 

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir