Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Reparación a la familia de Yuliana Samboní quedó en el limbo

Los familiares de la niña no han sido indemnizados, debido a que la familia del responsable de su asesinato se insolventó.

Los familiares de la niña Yuliana Samboní no han sido indemnizados por los Uribe Noguera. Foto: Colprensa

 

Viviana Benavides, abogada de la familia Samboní, habló en W Radio y aseguró que la familia de la pequeña “no había pedido reparación, sin embargo, dejamos la puerta abierta para que la pudieran pedir más adelante por la vía civil”.

“La familia Uribe Noguera no ha manifestado ningún tipo de voluntad de indemnizar a la familia Samboní, no hay hasta la fecha ningún tipo de ofrecimiento” añadió.

Según lo dio a conocer la Agencia de Periodismo Investigativo (API), la constructora Lascaux S.A.S, que construyó el edificio Equus 66 donde se cometió el homicidio de la niña Yuliana Samboní el 4 de diciembre de 2016, entró en liquidación por mutuo acuerdo de sus socios, poniendo fin a ocho años de trabajo.

Esta acción, según lo detalla el medio, se produce apenas cinco meses después de que la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá aumentara la condena a 58 años de prisión en contra de Rafael Uribe Noguera. Además, se le impuso una multa de 1.633 salarios mínimos mensuales por los delitos de acceso carnal, secuestro y feminicidio.

Sin embargo, esta decisión deja en el limbo la reparación económica a la familia Samboní, además del pago de la multa impuesta por el Estado que ronda los $1.600 millones. Lo que demuestran las pruebas recopiladas por el medio API es que aunque Rafael Uribe Noguera contaba con un importante capital, hasta el momento en que ocurrió el crimen de Yuliana Samboní él no contaba con ninguna propiedad a su nombre. Esto, incluyendo la camioneta en la que se produjo el secuestro de la niña, pues aparecía a nombre de la esposa de su hermano Francisco.

El apartamento donde se produjo el homicidio, que era propiedad de su hermano Francisco Uribe Noguera y de Luis Alfredo Barragán Arango a través de la liquidada Lascaux, fue vendido el pasado mes de septiembre.

Por su parte, la defensa de los hermanos Uribe Noguera respondió que aunque se quiso indemnizar a la familia Samboní, ellos se opusieron: “Los Noguera ofrecieron reparación a la familia Samboní, pero estos dijeron que no”. Además, resaltó que “con ocasión del proceso penal, todos los negocios de la familia se fueron a la quiebra, entre estos, la Constructora Lascaux”.

La investigación que adelantó el medio AP también resalta los incumplimientos por parte de la Alcaldía de Bogotá con relación al barrio Bosque Calderón. Hasta ahora y ante el fin del periodo del burgomaestre Enrique Peñalosa, este barrio no se ha legalizado, a pesar de las promesas que se hicieron durante la coyuntura del hecho.