Judicial

Juan Pablo González fue torturado en URI Puente Aranda frente a policías: Fiscalía

Más de 50 rastros de golpes, hematomas y fracturas le fueron provocados por otros reclusos a Juan Pablo González.

Juan Pablo González / Foto: Policía Nacional

La Fiscalía General de la Nación narró el escalofriante ataque que padeció Juan Pablo González, en el que fue torturado física, psicológicamente y que le produjo la muerte a manos de otros reclusos que estaban en la celda de la URI de Puente Aranda.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, los cinco patrulleros de la Policía permitieron que otros privados de la libertad golpearan sin cesar a González, quien estaba siendo procesado por el supuesto abuso sexual de una menor de 17 años en la estación de TransMilenio de La Castellana.

Lea también en La W:

Así murió Juan Pablo González

El aterrador relato del delegado de la Fiscalía se cumplió en medio de la audiencia de imputación de cargos ante el juez 11 Penal Municipal con Función de Control de Garantías de Bogotá.

La cruda narración del delegado de la Fiscalía enfatizó en que los uniformados supuestamente estuvieron observando lo que ocurría y no hicieron nada.

“Permitieron (uniformados) que otros privados de la libertad recluidos en las celdas del segundo piso especialmente los de la celda número 4, cogieran por su cuenta al señor Juan Pablo González Gómez, le raparan su cabellera, lo condujeran al baño, lo obligaran a bañarse y le golpearan durante 27 minutos seguidos con puños y patadas, lesionándolo hasta que perdiera la vida”, dijo.

El Fiscal también reveló el informe forense de las causas de la muerte del hombre que estaba siendo investigado por el presunto abuso sexual de una menor de 17 años en la noche del 31 de octubre en la estación de TransMilenio de La Castellana.

Juan Pablo González Gómez murió por un politraumatismo con trauma torácico cerrado contundente severo, qué le causó insuficiencia respiratoria aguda, lesiones halladas en el cuerpo de Juan Pablo configuraron el trauma nominado como ‘paliza’, la cual genera intenso dolor previo a la muerte (…)”.

El delegado de la Fiscalía también detalló que los reclusos sometieron y doblegaron a la víctima hasta el punto de quitarle la vida, no sin antes torturarlo física y psicológicamente y aseguró que, lo ocurrido en la URI de Puente Aranda, fue una ‘barbarie’.

“La muerte del señor Juan Pablo González Gómez fue lograda en virtud a que los victimarios lo colocaron en situación de indefensión ello engracia a que los superaban en cantidad y fuerza y en consecuencia lograron reducirlo físicamente para luego lesionarlo, fue tal el grado de sometimiento que la víctima no podía defenderse, resguardarse o evitar la agresión, solamente gritaba y gemía del dolor hasta morir (…)”, indicaron.

También señaló que fue un caso de crueldad excesiva pues se encontraron más de 50 heridas entre hematomas, equimosis y fracturas, “lo cual es un reflejo de la brutalidad desenfrenada con la que se ejerció el castigo por ser un presunto violador”.

Sin embargo, el delegado de la Fiscalía narró el horror que padeció la víctima, cuando sus atacantes lo sometieron a conductas degradantes.

“Los agresores de Juan Pablo González Gómez, mientras lo golpeaban le orinaron su corporalidad y lo obligaron a ingerir los orines, mientras ello ocurría  le gritaban que eso le pasaba por haber violado una niña, le decían que porque no era tan macho cómo lo fue con la víctima, qué era un violador y que por eso merecía la muerte (…)”, precisaron.

El fiscal además dijo que todo esto ocurrió “ante la presencia y anuencia de los funcionarios de la Policía Nacional encargados de su custodia seguridad y cuidado especialmente durante el periodo de tiempo comprendido entre las 14:32 horas hasta las 14:59 horas del 6 de noviembre de 2022″.

El Fiscal continuó asegurando que, la investigación revela que, “los hechos acá retratados sucedieron en presencia de los servidores policiales encargados de la función de custodia quiénes se abstuvieron de intervenir en defensa de la víctima, dar una posición de garante para permitir el ataque (…)”.

Con base en esto la Fiscalía General les imputó los delitos de homicidio agravado en concurso heterogéneo con tortura.

Ninguno de los uniformados aceptaron los cargos, todos se declararon inocentes. Este martes continuará la audiencia de medida de aseguramiento.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad